Lima.- Perú superó este viernes los 375.000 casos detectados de la COVID-19, que ha dejado hasta el momento más de 17.800 fallecidos en el país, donde también se investigan las causas de otros 22.000 decesos sospechosos.

El informe diario del Ministerio de Salud (Minsa) señaló este viernes que en las últimas horas se detectaron 4.865 infectados, con lo que se llegó a 375.961 casos desde el pasado 6 de marzo, cuando se confirmó a la primera persona con la enfermedad.

Sin embargo, también se recuperaron 3.478 infectados, con lo que ya suman 259.423 las personas que han recibido el alta en un centro médico o cumplieron con su cuarentena domiciliaria.

Además, con el fallecimiento de otros 189 pacientes, el total oficial de decesos llegó a 17.843, mientras que los hospitalizados son 12.920, 65 menos que en el informe anterior, 1.389 de los cuales permanecen en unidades de cuidados intensivos (UCI),

Tras haberse tomado otras 24.993 pruebas, entre rápidas y moleculares, el total de test se elevó a 2.183.763, y los casos activos de la enfermedad llegaron 98.695 en Perú.

OTROS 22.000 DECESOS INVESTIGADOS

Después de que el Gobierno de Perú sumó este miércoles a 3.688 fallecidos que no habían sido contabilizados en las cifras oficiales desde el inicio de la pandemia, este viernes se informó que también se investigan otros 22.000 decesos sospechosos.

El portavoz del Minsa del Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef), Javier Vargas, declaró a la emisora RPP Noticias que en este último organismo se han registrado unas 41.000 muertes con “términos médicos asociados” a la COVID-19.

Remarcó, sin embargo, que esos registros no identifican con certeza todas las causas de fallecimiento, por lo que ahora están siendo sometidos a una evaluación exhaustiva.

También te podría interesar:   Potencial ciclón se acercará a la República Dominicana el jueves

Vargas dijo que desde que terminó la cuarentena nacional, el pasado 30 de junio, aumentó el número de infectados y de fallecimientos, con un exceso de mortalidad en regiones como la selvática Amazonas y las sureñas Arequipa y Moquegua, así como en el puerto limeño del Callao, donde esas cifras ya habían descendido.

El portavoz agregó que en regiones amazónicas como Loreto y Ucayali el promedio de muertes ha retornado a los niveles de antes de la pandemia y que en la norteña Lambayeque, una de las mas golpeadas desde el inicio de la epidemia, el exceso de decesos “ha descendido ostensiblemente”.

ACTUACIÓN EN AREQUIPA

Después de que el Ejecutivo decidiera asumir el control del sistema sanitario en la región sureña de Arequipa, donde los casos se han incrementado, este viernes se reunió el gobernador regional, Elmer Cáceres, con la exministra Zulema Tomas y la presidenta de la seguridad social, Fiorella Molinelli.

Tomas declaró al Canal N de televisión que el gobernador, quien es duramente criticado por los arequipeños por una aparente inacción ante la enfermedad, reconoció el apoyo del Gobierno Central, que hasta el momento ha enviado 48 toneladas de ayuda a esa región.

La exministra, quien ha sido comisionada por el Minsa para supervisar la situación en Arequipa, dijo que encontraron a pacientes en carpas y carros y que esa falta de atención era explicada porque muchos médicos están en cuarentena y otros carecían de equipos de protección.

Agregó, sin embargo, que los equipos de protección personal y medicamentos que fueron enviados desde marzo pasado por el Ejecutivo estaban guardados en almacenes.

También te podría interesar:   Tribunal Supremo asesta golpe a convictos en Florida que quieran votar

Tomas dijo que, ante esta situación, Cáceres “ha mencionado que se inicien las investigaciones y se procese a quien se requiera”.

FABRICACIÓN DE RESPIRADORES

Este viernes, el Minsa suscribió un convenio de cooperación con la Marina de Guerra del Perú y la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) para la fabricación, certificación, distribución y puesta en operación de los respiradores artificiales nacionales “Samay”.

La ministra de Salud, Pilar Mazzetti, señaló que este equipo (cuyo nombre significa “respira”, en quechua), ayudará a las personas que necesitan ventilación artificial de forma urgente.

La Marina de Guerra ya entregó esta semana los primeros 30 ventiladores mecánicos de un lote de 100, cuyo diseño fue aprobado por los organismos especializados del Minsa.

Mazzetti también saludó el apoyo de la Confiep, que financió con más de medio millón de dólares la compra en el país y en el extranjero de los equipos necesarios para desarrollar el proyecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.