Jerusalén.- El Ejecutivo israelí evita imponer un cierre total pese a que el país rebasó la barrera de los dos mil contagios diarios por coronavirus, en una semana de máximos en la que hoy se anunciaron casi 1.900 nuevos casos en 24 horas.

Desde ayer, el país cuenta con un coordinador nacional, el especialista Ronni Gamzy, para liderar la respuesta del Ejecutivo de coalición, inmerso en disputas internas, que hasta ahora no ha conseguido parar la segunda ola de coronavirus, más grave que la anterior.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, explicó ayer que Gamzy estará a cargo de las pruebas, seguimiento y cuarentena de la enfermedad COVID-19 y que el Gobierno decidirá las restricciones a imponer siguiendo sus recomendaciones.

“Todavía estamos tratando, tanto como sea posible, de evitar un cierre general, pero si es necesario, lo haremos porque nuestro principio rector es salvar vidas, y ese es el valor supremo”, dijo en un discurso televisado.

Durante la última semana, el Ejecutivo ha estado debatiendo modalidades de cierre en Israel, sin llegar a acuerdos, mientras los contagios superaban por primera vez este jueves los 2.000 infectados en 24 horas.

Según medios locales, la posibilidad de cierre ha quedado en suspenso hasta dentro de catorce días, cuando se evalúen los resultados con esta nueva estrategia liderada por Gamzy.

La crisis económica y el alto desempleo, por encima del 20%, ha enfrentado a los miembros del Ejecutivo entre quienes se oponían a otro cierre de la economía y quienes pedían medidas más restrictivas.

Desde que comenzara la pandemia, Israel ha registrado 58.559 casos con más de 30.000 actualmente activos y un total de 446 muertes. Los enfermos graves alcanzaron hoy los 304, 18 de los cuales necesitan respiradores.

También te podría interesar:   Dictan 3 meses de prisión preventiva contra Careconfle por abuso de una menor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.