Nueva York.- American Airlines anunció este jueves que en el primer semestre del año perdió 4.308 millones de dólares, frente a las ganancias de 847 millones del mismo periodo de 2019, por el desplome de la demanda global de viajes que ha provocado la pandemia de COVID-19.

La mayor aerolínea de EE.UU. por número de pasajeros tuvo una caída del 55 % en su facturación operativa semestral, que ascendió a los 10.137 millones de dólares, pese a una cierta “mejora” de la demanda de pasajeros en mayo y junio tras “tocar fondo” en abril, según señaló en un comunicado.

El segundo trimestre del año “ha sido uno de los más complicados de la historia” de American Airlines, dijo citado en la nota el máximo ejecutivo de la firma, Doug Parker, quien destacó sus esfuerzos para “aumentar la liquidez, conservar efectivo y garantizar que los clientes viajan con seguridad”.

Entre abril y junio, la gran corporativa con sede en West Worth (Texas) profundizó los malos resultados del primer trimestre y perdió 2.067 millones, frente a los 662 millones de ganancias que había anotado en el mismo tramo de 2019.

Los ingresos de estos tres últimos meses experimentaron una caída aguda hasta 1.622 millones, lo que supone un 86,4 % menos respecto a los casi 12.000 millones obtenidos en el segundo trimestre del ejercicio previo.

“Aunque las tendencias de facturación de mayo y junio fueron alentadoras, la demanda se ha debilitado durante julio a medida que aumentaban los casos de COVID-19 y se imponían nuevas restricciones de viajes”, agregó la firma, que en el actual tercer trimestre espera un descenso de su capacidad del 60 % interanual.

También te podría interesar:   Israel, a las puertas del cierre total ante la imparable segunda ola de COVID

La aerolínea finalizó junio con una liquidez de 10.200 millones tras recibir un préstamo de 4.750 millones del Gobierno de EE.UU., que ofreció ayuda a este sector para mantenerlo a flote, y emitir deuda por valor de 1.200 millones.

American Airlines quemó una media de 55 millones de dólares diarios durante el segundo trimestre y logró reducir ese ritmo desde los 100 millones en abril hasta los 30 millones en junio gracias a “una facturación más alta de lo estimado y el ahorro de las iniciativas de recorte de costes”.

En ese sentido, espera reducir sus gastos en 15.000 millones para el conjunto de 2020, principalmente por el cierre de vuelos y rutas pero también por la retirada de 150 aviones y la jubilación anticipada, reducción de horario o baja parcialmente remunerada de 41.000 empleados, además de la reducción de 5.100 puestos de gestión.

Aun así, American sostiene que hay “unos 20.000 trabajadores más en plantilla de los que necesita para operar su programación de otoño”, por lo que sugiere que habrá más despidos o suspensiones.

Los datos fueron divulgados antes de la apertura de la Bolsa de Nueva York y las acciones de American Airlines, que cotizan en el grupo del Dow Jones de Industriales, subían cerca del 1 % en las operaciones electrónicas de futuros, en una primera buena reacción de los inversores.

Desde el comienzo del año la aerolínea ha perdido el 60 % de su valor bursátil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.