San José.- Costa Rica mantuvo este martes la tendencia al alza de personas hospitalizadas por la COVID-19, mientras que grupos de pequeños empresarios y trabajadores realizaron protestas para exigir una mayor apertura de las actividades económicas.

Los datos divulgados este martes por el Ministerio de Salud indican que hay 272 personas hospitalizadas por la COVID-19, de las cuales 49 están en una unidad de cuidados intensivos (UCI), lo que representa un aumento de 13 pacientes en sala y 2 pacientes en UCI con respecto al lunes.

Además, este país sumó dos fallecidos más para un total de 68 a lo largo de la pandemia.

Este martes las autoridades contabilizaron 277 casos nuevos, una de las cifras diarias más bajas del mes de junio, para alcanzar los 11.811 contagios acumulados desde el 6 de marzo, cuando se registró el primero.

PROTESTAS DE TRABAJADORES

Este martes hubo dos escenarios de protestas de trabajadores y pequeños empresarios que exigen al Gobierno mayor flexibilidad con los niveles de alerta y que permita una mayor apertura de actividades para que los negocios no quiebren.

La primera manifestación ocurrió en las afueras de la casa familiar del presidente Carlos Alvarado, situada en Santa Ana, fuera de San José, donde trabajadores y empresarios de esa localidad aseguran que cumplen con todos los protocolos necesarios para una reapertura.

El presidente recibió a algunos representantes del movimiento.

La otra protesta se presentó en la localidad de San Ramón, provincia de Alajuela, unos 80 kilómetros al oeste de San José, donde comerciantes y trabajadores bloquearon calles exigiendo la apertura económica en el cantón.

También te podría interesar:   Cerrarán a partir de hoy negocios donde se viole el distanciamiento social

El lunes fueron algunos trabajadores de gimnasios y estilistas quienes se presentaron en las afueras de la Casa Presidenical para solicitar que se les permita abrir sus establecimientos, y también alcaldes y cámaras empresariales han pedido reapertura.

El ministro de la presidencia, Marcelo Prieto, declaró en la conferencia diaria del Gobierno sobre la pandemia, que las autoridades comprenden el malestar de la población y la necesidad de trabajar, y aseguró que el objetivo de las medidas restrictivas es proteger la vida y la salud de la población.

“La pandemia es una amenaza clara que debemos enfrentar con toda seriedad, responsabilidad, atención y cuidado, y eso es lo que ha venido procurando el Gobierno para proteger la vida y la salud de los costarricenses, sin dejar de lado las preocupaciones por la reactivación económica y por la atención social”, expresó el ministro..

PLAN DE REAPERTURA FRENADO

Desde mediados de mayo Costa Rica implementó un plan de reapertura de actividades económicas, pero debido al incremento sostenido de contagios, lo suspendió entre el 11 y el 19 de julio en todo el centro del país, donde se ubica el área metropolitana y la mayor densidad poblacional.

El Gobierno cerró casi totalmente las actividades económicas en el centro del país y decidió ampliar las restricciones a los establecimientos comerciales de atención presencial hasta el 31 de julio, con el objetivo de reducir la curva de contagios y recuperar la trazabilidad del virus.

Al encontrarse en alerta naranja, en el área metropolitana solo están abiertos los supermercados, restaurantes con servicio a domicilio, ferreterías, carnicerías, verdulerías, farmacias, centros médicos, hoteles, entro otros establecimientos con límites de aforo y protocolos sanitarios.

También te podría interesar:   México supera los 340.000 casos de COVID-19 y se acerca a los 40.000 muertos

En las zonas declaradas en alerta amarilla hay un poco más de flexibilidad, pero también descontento de los comerciantes, especialmente en zonas turísticas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.