Cochabamba (Bolivia).- El Gobierno transitorio de Bolivia inauguró este domingo un centro de aislamiento para casos sospechosos y leves de COVID-19 en Cochabamba, la tercera región más afectada por la enfermedad, que no terminaba de concretarse por diferencias entre las autoridades locales.

El centro fue instalado en un pabellón del Campo Ferial Alalay, el recinto que todos los años acoge la mayor feria empresarial de Cochabamba, con una capacidad para unos dos centenares de enfermos.

El acto fue encabezado por el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, quien aseguró que es una “gran satisfacción ver lo que hace unas cuantas semanas parecía imposible porque no estábamos encontrando un acuerdo entre los cochabambinos”, en referencia a la apertura del centro.

“Solamente todos unidos vamos a poder sacar adelante a Cochabamba y por algo que no podemos discutir ni pelear es por la salud y la vida”, sostuvo Murillo, quien destacó la decisión de la patronal empresarial cochabambina de colaborar sin reparos en la instalación del centro.

La apertura de este espacio se concretó tras semanas de discusiones entre las autoridades nacionales, regionales y municipales y luego de superar una serie de trabas administrativas.

La gobernación de Cochabamba se encargará de la alimentación, mientras que la Alcaldía de la ciudad homónima, la capital regional, proveerá la atención médica y el Gobierno nacional brindará seguridad mediante la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas.

El centro de aislamiento será un alivio sobre todo para las familias que viven hacinadas y que reporten casos de COVID-19, pues sus enfermos podrán ser atendidos en este espacio, según Murillo.

También te podría interesar:   Argentina aprueba un marco para el regreso "progresivo y seguro" a las aulas

Quienes ingresen a este recinto contarán con medicamentos y un monitoreo médico “las 24 horas” del día, además de acceder a televisión por cable e internet gratuitos, añadió.

Con una población de alrededor de 1,9 millones de habitantes, Cochabamba es la tercera región más afectada por la COVID-19 al acumular 468 decesos y 6.277 casos confirmados, según el último reporte oficial.

Su capital es una de las urbes bolivianas con casos de enfermos que peregrinan por centros de salud en busca de alguno que pueda atenderlos, incluso con episodios de algún fallecido a sus puertas con síntomas del nuevo coronavirus.

A nivel nacional se registran 2.106 fallecidos, 58.138 contagios y 18.200 recuperados en un país con once millones y medio de habitantes, según datos oficiales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.