Sídney (Australia).- Una investigación judicial en Australia comenzó este lunes a analizar el rebrote de la COVID-19 en Melbourne con la vista puesta en los fallos de seguridad en los hoteles habilitados para la cuarentena obligatoria de los viajeros que llegan del exterior y considerado el origen de los nuevos contagios.

El gobierno del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, ordenó a principio de mes abrir las pesquisas a medida que crecían los contagiados por el virus, que ha obligado a un segundo confinamiento hasta el 20 de agosto de esta urbe de cinco millones de habitantes, y en un momento en el que Australia parecía haber controlado la propagación.

“Los comentarios realizados por el jefe médico (de Victoria) a los medios sugieren incluso que cada caso de COVID-19 en Victoria en las últimas semanas puede tener como origen el programa de cuarentena en los hoteles”, señaló en su argumento de apertura el abogado asistente Tony Neal, en una vista en Melbourne.

Una hipótesis tomada por algunos medios australianos, que han denunciado el incumplimiento de medidas de restricción por parte de los guardias de seguridad encargados de la vigilancia en los hoteles de Melbourne, que dejaron salir a viajeros de sus habitaciones, compartieron mecheros o tuvieron relaciones sexuales con ellos.

La investigación judicial, que deberá entregar su informe final el 25 de septiembre, también abordará el impacto de la COVID-19 en la comunidad, así como las medidas adoptadas por las autoridades ante la pandemia.

MASCARILLAS OBLIGATORIAS

La COVID-19 se ha disparado en el estado de Victoria, principalmente en Melbourne, hasta triplicar desde principios de mes el número de contagios registrado en la región desde el inicio de la pandemia, de 2.000 a 6.000.

También te podría interesar:   Argentina añade 9.524 casos nuevos y 318 muertes por COVID-19

Además, Victoria acumula la mitad del total de 12.000 casos confirmados en Australia desde que detectaran al primer infectado el mes de marzo.

Este rebrote ha obligado al gobierno de Victoria a ordenar desde el próximo jueves el uso de mascarillas en Melbourne y la localidad rural de Mitchell, también bajo confinamiento, una medida inédita en Australia.

La frontera interna entre Victoria y el estado de Nueva Gales del Sur, que juntos representan más de la mitad de la población y economía australiana, cerró a principios de mes por primera vez en cien años.

Además, el Parlamento en Camberra canceló su próxima sesión, que se iba a realizar entre el 4 y el 13 de agosto.

PELIGRO DE TRANSMISIÓN A OTRAS REGIONES

Por su lado, el estado de Nueva Gales del Sur, que registra transmisiones locales en la ciudad de Sídney y la sureña localidad costera de Batesman Bay, ha reforzado los controles en la frontera con Victoria y endurecido algunas normas de reunión para evitar un posible rebrote.

El gobierno de Nueva Gales del Sur, que la semana pasada reportó alrededor de una veintena de infecciones, también redujo la entrada de viajeros internacionales de 450 a 350 diarios, para acomodar a todas las personas en los lugares habilitados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.