Moscú.- El coronavirus ha trastocado los grandes planes económicos del presidente ruso, Vladímir Putin, que se ha visto obligado a retrasar seis años los objetivos de su plan de inversión estrella, dotado de más de 360.000 millones de dólares, con el que quería apuntalar el crecimiento y el desarrollo del país.

“Tenemos que tener en cuenta los nuevos hechos y las nuevas circunstancias, especialmente aquellas relacionadas con la pandemia y las realidades económicas que se derivan de la misma, así como las tendencias actuales en la economía global y en nuestro país”, reconoció Putin esta semana en una reunión telemática del Consejo para el Desarrollo Estratégico y los Proyectos Nacionales.

Poco antes, el primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, había propuesto retrasar de 2024 a 2030 los objetivos de los proyectos nacionales con el argumento de las restricciones presupuestarias bajo las que Rusia tendrá que operar debido al coronvirus.

Ahora todos los esfuerzos se dedicarán a ejecutar el plan de recuperación económica anunciado en junio para contrarrestar el impacto del coronavirus y que tiene un coste de entre 4 billones y 5 billones de rublos (70.844 millones de dólares).

El ambicioso proyecto de Putin, anunciado dos días antes de ser reelegido para un cuarto mandato en marzo de 2018, era la gran baza electoral del mandatario para colocar a Rusia “entre las cinco economías más grandes del mundo y garantizar ritmos de crecimiento superiores a la media mundial”, según dijo entonces.

La economía rusa creció ese año un 2,5 %, y en 2019, un 1,3 %, frente al 3,6 % y 2,9 %, respectivamente, de la media mundial.

TODO ESTÁ EN EL AIRE

También te podría interesar:   Abinader viajará el sábado próximo a San Pedro de Macorís

El plan recoge 12 áreas prioritarias de actuación en campos como la demografía, la salud, la educación, la vivienda, el medioambiente, la inversión en autopistas, la productividad laboral y el apoyo al empleo, la investigación, la economía digital, la cultura, las pymes y los autónomos, así como la cooperación internacional y las exportaciones.

Pero ahora todo esto queda en el aire. “Tenemos que partir de las realidades”, señaló Putin, quien, sin embargo, no dio por perdido el programa y prometió mantener los objetivos a largo plazo.

La decisión de posponer seis años los objetivos del plan no solo se debe al coronavirus. También hay otra realidad: justo unos días antes del anuncio el Tribunal de Cuentas reveló que la ejecución presupuestaria de los proyectos no va por buen camino.

A fecha de 1 de julio la ejecución de gastos para diez de los 12 proyectos nacionales superaba solo el 25 %, según la agencia TASS.

Es decir, muchos de los proyectos iban con retraso.

Ya el año pasado un estudio de Oxford Economics advirtió de que ocho áreas principales del gran plan tenían menos de un 50 % de posibilidades de cumplir sus objetivos, según recordaron estos días medios como The Moscow Times.

Así, la renqueante puesta en marcha de los planes solo se ha visto agravada ahora por el impacto de la pandemia del coronavirus.

LOS DATOS MACROECONÓMICOS: UN JARRO DE AGUA FRÍA

Los últimos datos de la agencia de estadística, Rosstat, son un jarro de agua fría para el sueño de Putin de convertir a Rusia en una de las economías líderes y para millones de rusos que ven cómo se reducen cada vez más su ingresos y cómo aumenta el desempleo.

También te podría interesar:   México suma 733.717 contagios y 76.603 muertes por la COVID-19

El PIB del país retrocedió un 9,6 % en el segundo trimestre y se prevé que Rusia entre en recesión en el tercer trimestre.

En el conjunto del año la economía se contraerá entre un 5 % y 6,6 %, según las estimaciones del Gobierno y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El desempleo a su vez aumentó en junio un 38,1 % en términos interanuales, hasta 4,6 millones de personas o el 6,2 % de la población activa, la mayor tasa de desempleo en Rusia en ocho años.

Y los ingresos reales disponibles de la población cayeron en el segundo trimestre un 8 % interanual, lo que representa el peor registro desde 1999, según la agencia Interfax.

¿CÓMO FINANCIAR TODAS LAS MEDIDAS?

A todo esto se suma el déficit presupuestario de aproximadamente un 5 % que Rusia tendrá que asumir, dado que los ingresos a las arcas del Estado se reducirán en unos 13.900 millones de dólares debido a las restricciones impuesta para frenar la COVID-19.

Una cifra que no tiene en cuenta el agujero que dejará la caída de los precios del crudo.

En este estado de las cosas a Putin se le escapan de la mano metas tan importantes contenidas en el plan como la que pretende garantizar un crecimiento sostenible de los salarios reales y de las pensiones por encima del nivel de inflación, o la que aspira a reducir a la mitad la pobreza en el país.

Un total de 18,6 millones de rusos tenía que vivir con ingresos por debajo del nivel de subsistencia en el primer trimestre (11.731 rublos o 163 dólares), lo que es un 12,6 % de la población.

También te podría interesar:   Birmania cancela las elecciones en áreas en conflicto por motivos de seguridad

Es una mejora con respecto al mismo periodo de 2019, pero que aún no recoge el impacto del coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.