Tegucigalpa,- La cifra de muertos por COVID-19 en Honduras se elevó este jueves a 704 con diez nuevos decesos registrados por el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), que además informó de que los contagios ya suman 26.384 en cuatro meses de pandemia.

El portavoz del Sinager, Francis Contreras, indicó en cadena nacional de radio y televisión, que de 905 nuevas pruebas de laboratorio PCR practicadas este jueves, 406 dieron positivo, con las que los casos de contagiados aumentaron a 26.384.

Contreras explicó que, el número de pruebas de hoy se redujo debido a que, el equipo de laboratorio en Tegucigalpa, la capital del país, está “en mantenimiento”, y que los casos de muertos no necesariamente son de este mismo día.

Según médicos que trabajan en hospitales públicos de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante, situada en el norte del país, algunas pruebas del Sinager van con un retraso de entre dos y tres semanas.

De las 406 nuevas pruebas de laboratorio PCR registradas este jueves, 248 corresponden al departamento de Cortés, en el norte hondureño, mientras que 101 a Francisco Morazán, región central, donde está situada Tegucigalpa.

Cortés, el departamento de mayor crecimiento industrial, comercial y económico, sigue siendo el principal epicentro de la pandemia, mientras que Francisco Morazán es el segundo.

No obstante, Francisco Morazán ha tenido una alta incidencia de casos de COVID-19 en las últimas tres semanas.

El Sinager también registró hoy que 1.282 personas permanecen hospitalizadas a nivel nacional, de las que 881 están en condición estable, 417 graves y 54 en unidades de cuidados intensivos.

También te podría interesar:   El estado australiano de Victoria reporta un récord en incremento diario de casos de COVID-19

Además, 58 pacientes han logrado superar la mortal enfermedad, con los que los recuperados ascendieron a 2.779.

Según fuentes médicas que están al frente de la pandemia, el sistema sanitario está colapsando, aunque autoridades de la Secretaría de Salud aseguran que todavía no se ha llegado a ese extremo, aunque reconocen que la capacidad instalada de los nosocomios públicos, cada vez es menor.

Para aliviar la carga de los hospitales, el Gobierno está abriendo centros de triaje para que los pacientes sean atendidos por personal médico, mientras que alcaldes de varias ciudades del país le siguen pidiendo al Sinager que ordenen su cierre, por al menos dos semanas, para frenar la expansión de la pandemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.