Hong Kong,- Un motorista que embistió a un grupo de policías mientras portaba una bandera independentista de Hong Kong se convirtió hoy en la primera persona acusada formalmente bajo la nueva ley de seguridad nacional que China aprobó para el territorio el 30 de junio.

El acusado se enfrenta a cargos de terrorismo y de subversión del poder del Estado (delito habitualmente empleado en China contra activistas y disidentes), dos de los cuatro crímenes tipificados en la nueva normativa, confirmaron a Efe fuentes policiales.

El hombre, de 24 años, conducía su moto por una calle estrecha cuando un grupo de antidisturbios le salió al paso por la calzada, y acabó atropellando a tres de ellos antes de caer al suelo, según un vídeo de los hechos publicado por la prensa oficial china.

No obstante, debido a que todavía se encuentra hospitalizado, no pudo comparecer ante el juez -uno de los seis nombrados esta misma mañana para casos de seguridad nacional en Hong Kong-, por lo que se fijó la siguiente vista para el próximo lunes, 6 de julio, apuntan los medios locales.

Otro hombre, también de 24 años, comparecerá esta tarde ante un tribunal tras ser acusado de infligir heridas con intención de causar lesiones -delito castigado en Hong Kong con penas máximas de cadena perpetua- por haber apuñalado a un policía durante la protesta de este miércoles contra la ley de seguridad.

Este manifestante fue detenido a bordo de un avión que estaba a punto de despegar con destino al Reino Unido.

Por ahora, la Policía no ha querido revelar si se le acusará de otros delitos contemplados en la nueva ley de seguridad nacional.

Según las fuentes policiales consultadas por Efe, diez personas fueron detenidas el miércoles al amparo de esa normativa por supuestamente subvertir el poder del Estado; ocho de ellas han sido puestas en libertad bajo fianza y tendrán que comparecer ante agentes del cuerpo en la segunda mitad de este mes, mientras que las otras dos siguen bajo arresto y están siendo investigadas.

En la protesta, a la que acudieron miles de manifestantes, pese a que había sido desautorizada, más de 370 de ellos fueron arrestados por la Policía, que informó de que al menos siete de los 4.000 agentes desplegados en las calles resultaron heridos.

La controvertida ley es vista por abogados y activistas hongkoneses como el posible fin de los derechos y libertades de las que se goza en la ciudad frente al resto de China, aunque el Gobierno local insista en que tan solo afectará a una “minoría extremadamente pequeña” de personas.

No obstante, el propio Ejecutivo ya especificó hoy que cánticos comúnmente entonados en las protestas como “Liberad a Hong Kong, la revolución de nuestra era” abogan por la independencia y, por tanto, son ilegales bajo la nueva ley.

“El Gobierno condena cualquier acto que ponga en duda la soberanía, unificación e integridad territorial de la República Popular China (…) y pide a los ciudadanos que no desafíen la ley”, indica la Administración en un comunicado.

Analistas citados hoy por medios hongkoneses aseguran que los proveedores de servicios de internet deberán responder ante las peticiones de la Policía, que ya no necesitará órdenes judiciales para pedirles información útil para una investigación o que retiren ciertos contenidos.

En Hong Kong la censura en internet hasta ahora es mínima, con acceso a servicios occidentales prohibidos en China como Facebook, Twitter o YouTube.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.