La Paz.- Las autoridades del Gobierno transitorio de Bolivia han confirmado que el comandante de las Fuerzas Armadas del país, Sergio Orellana, padece de COVID-19, por lo que enviaron mensajes solidarios al jefe militar a través de redes sociales.

“Mi solidaridad para con el Comandante en Jefe de la FFAA de Bolivia, General de Div. Sergio Orellana, en su lucha contra el coronavirus y agradecido por su incansable trabajo en beneficio de nuestra Patria”, escribió en Facebook el ministro interino de Defensa, Fernando López.

Al margen del mensaje de López, ni ese ministerio ni las Fuerzas Armadas han dado un reporte actualizado sobre el estado de salud de Orellana, quien se encuentra ingresado en un hospital militar en La Paz, según medios bolivianos.

La presidenta transitoria del país, Jeanine Áñez, dedicó un mensaje en Twitter a Orellana, a quien se refirió como “un militar valiente y de honor”.

“Recupérese, lo esperamos en la lucha contra el virus y en la lucha para impulsar la reactivación de la economía boliviana”, agregó la mandataria interina.

En la misma red social, el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, dijo al jefe militar que lo vio vencer “muchas batallas por Bolivia” y que “esta es una más”.

Murillo le expresó su deseo de una pronta recuperación, pues el país “necesita de sus valientes”.

Por su parte, el director general de Coordinación con Movimientos Sociales y Sociedad Civil, el aimara Rafael Quispe, que también padece de COVID-19, manifestó sus deseos de que Orellana se recupere “para seguir trabajando” por Bolivia.

Las Fuerzas Armadas bolivianas registran dos decesos y 503 casos confirmados de la COVID-19 en sus filas, cifra que representa el 1,01 % de los efectivos de la institución castrense, de acuerdo a datos oficiales.

También te podría interesar:   El papa clama contra el trabajo infantil que aumentó más durante la pandemia

A nivel nacional, Bolivia reporta 1.014 muertes y 31.524 casos de la enfermedad, según el último reporte oficial.

El Gobierno interino extendió a julio la cuarentena declarada desde marzo, que ahora se encuentra en lo que denomina una fase “condicionada y dinámica”, con restricciones que se pueden flexibilizar o endurecer en función de como evolucione la COVID-19 en cada municipio.

Pero sí hay medidas nacionales que se mantienen, como el cierre de fronteras y del espacio aéreo, la suspensión de clases presenciales en todos los niveles educativos y la prohibición de eventos que supongan una aglomeración de gente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí