Puerto Príncipe,- El número de casos confirmados de COVID-19 en Haití se incrementó un 650 % entre el 22 de mayo y el 22 de junio pasados, reveló un informe de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

“La insuficiencia de protocolos para prevenir la propagación del virus en los centros de salud no relacionados con el COVID-19 plantean un problema para la prestación general de servicios de salud en todo el país”.

Los indicadores de salud son alarmantes, dijo la OCHA, cuyo estudio se realizó en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Varios centros de salud han cerrado o se han negado a aceptar pacientes porque no están suficientemente preparados para prevenir la propagación del virus y proteger a los trabajadores de la salud”, prosiguió el informe.

El jueves pasado, las autoridades sanitarias haitianas informaron que el número de muertes aumentó a 92 personas y a 5.429 casos confirmados de la enfermedad, después de registrar 3 nuevos fallecimientos y 105 nuevos casos en un día.

El nuevo coronavirus está en las diez regiones del país, aunque cerca del 80 % de los casos se han detectado en el departamento del Oeste, donde se ubica Puerto Príncipe, con un total de 4.182 casos y 47 muertes.

La OCHA aseguró que la interrupción de los servicios de salud regulares, en particular para la salud materna debido a la pandemia de COVID-19, es una grave preocupación.

“La discriminación, la estigmatización social y los incidentes de discriminación contra pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19 y las instalaciones que tratan a los pacientes siguen siendo motivo de preocupación”, dice el documento.

También te podría interesar:   Sector cultural aspira a que se establezca un protocolo para reapertura Amenzado por la pandemia y al borde de la quiebra.

El organismo de la ONU afirmó que desde marzo se han registrado 27 episodios de estigmatización y discriminación, incluidos 7 intentos de linchamiento. Las comunidades todavía se niegan con demasiada frecuencia a establecer centros de atención de COVID-19 en sus alrededores.

Datos de la Dirección de Administración Penitenciaria (DAP) establecen que en los centros de detención se confirmaron no menos de 70 casos de COVID-19, se hicieron pruebas a 210 presos y se registraron 332 casos sospechosos.

Los problemas de malnutrición están empeorando en las cárceles debido a la falta de visitas familiares. El DAP informó de que al menos 5 muertes se han producido en las cárceles debido a este flagelo.

El informe de la OCHA, por otra parte, determinó que entre mayo de 2019 y mayo de este año hubo un descenso del 74 % en los partos hospitalarios y del 67 % en las consultas prenatales; en abril de 2020 se vacunó a la mitad de los niños que en abril de 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.