Pekín.- Pekín informó hoy de veintidós casos de COVID-19 registrados el viernes, tres menos que en la víspera, y continúa con pruebas masivas de coronavirus a su población tras sumar cientos de positivos a raíz del nuevo brote detectado en un mercado mayorista de la capital que, según los expertos, está bajo control.

Las cifras divulgadas por las autoridades podrían evidenciar que, como avanzó la semana pasada el jefe epidemiólogo Wu Zunyou, se ha llegado al pico de casos y apenas hay nuevas infecciones.

Desde que comenzó el brote el pasado 11 de junio, Pekín acumula 205 nuevos casos de COVID-19.

Sin embargo, quedan aún 308 casos activos en China, y 6.023 personas todavía siguen en observación, las cuales deben pasar un periodo de aislamiento de 14 días, según las cifras oficiales.

PRUEBAS A MILLONES DE RESIDENTES

Hasta hoy, 2,29 millones de personas se han hecho las pruebas del coronavirus, informó en rueda de prensa el funcionario Zhang Qiang del equipo municipal de prevención contra la COVID-19.

Además de empleados de restaurantes, universidades y mercados también se harán pruebas a trabajadores de 36 tipos de empresas que podrían transmitir la enfermedad, como servicios de suministro de comidas y bebidas, supermercados y centros comerciales.

Así, los miles de repartidores de comida a domicilio que cada día entregan paquetes a lo largo de la ciudad deberán hacerse la prueba.

Y aquellos que hayan entregado paquetes en áreas de “alto riesgo” – en este momento, dos barrios de la capital – deberán permanecer en sus casas durante 14 días, acotó el funcionario.

Asimismo, la empresa de servicios de conducción Didi ha exigido pruebas a sus empleados, recoge la prensa local, al igual que los empleados del transporte público y los taxistas de algunos distritos afectados por el brote.

También te podría interesar:   Trump alerta contra la izquierda radical en estados clave del medio oeste

Por otra parte, Zhang informó hoy de que las autoridades han ordenado a todos los residentes de 40 comunidades de vecinos en zonas de riesgo que no salgan de sus casas para evitar infecciones.

Asimismo, quienes hayan tenido que hacer cuarentena sólo podrán salir una vez que sus pruebas de coronavirus den negativo, agregó.

No obstante, el funcionario señaló que aquellas personas que no hayan tenido contacto directo con el mercado de Xinfadi, donde se originó el brote, tienen “un riesgo muy bajo” de haberse contagiado.

“No hay necesidad de que la gente vaya a hacerse pruebas en masa”, aseveró.

CALLES, MERCADOS Y TRANSPORTE PÚBLICO MEDIO VACÍOS

La capital china presenta un aspecto desangelado, con servicios mínimos en el transporte público y con sus calles, restaurantes y centros comerciales prácticamente vacíos.

Además, algunos residentes han expresado en las redes sociales su preocupación por el abastecimiento en los supermercados.

Las autoridades aseguran que el suministro de alimentos se mantendrá estable, que han encargado provisiones a otras provincias y que harán frente a quienes quieran inflar los precios.

Asimismo, continúan activas las restricciones para salir de la ciudad: no pueden abandonarla los residentes en zonas declaradas de riesgo, y se aconseja que nadie lo haga sin un motivo de peso.

Y quien quiera marcharse debe certificar primero un buen estado de salud y presentar una prueba negativa de coronavirus realizada en los siete días previos a la partida.

El subdirector de Seguridad Pública municipal, Pang Xuhong, indicó el pasado jueves que “las restricciones no significan que la ciudad haya quedado sellada”, y que el objetivo es “impedir que el virus se extienda por la capital o llegue a otras partes de China”.

También te podría interesar:   David Collado dice que la industria turística "está a punto de colapsar"

Hasta ahora, cinco provincias han confirmado 17 casos relacionados con el brote de Pekín, de los cuales 11 se registraron en Hebei (vecina de Pekín), 3 en Liaoning (noreste), 1 en Sichuan (suroeste), 1 en Zhejiang (sureste) y 1 en Henan (centro).

LOS EXPERTOS INCIDEN EN NO BAJAR LA GUARDIA

Si bien la semana pasada las autoridades de prevención aseguraron que el brote está ya controlado y que la curva de nuevos casos se iría aplanando “poco a poco”, algunos expertos expresaron hoy en la prensa china que esta conclusión podría ser “prematura”.

“El virus circuló durante un largo periodo de tiempo antes de ser detectado. Tenemos que hacer más pruebas a las personas que hayan tenido contacto con el mercado de Xinfadi para saber a ciencia cierta qué alcance tiene este brote”, aseguró el experto Jin Dongyan al rotativo Global Times.

Otro experto, Zeng Guang, de la Comisión Nacional de Salud, indicó al mismo rotativo que “aunque hay razones para ser optimista, no hay que perder de vista que llevamos dos brotes en medio año”.

“Es muy posible que el virus vuelva en un futuro cercano. Hay que normalizar todas estas medidas de prevención, no debemos bajar la guarda”, afirmó.

Asimismo, un portavoz del Buró municipal de Seguridad Pública informó hoy de que la Policía local está “tomando medidas” contra “la difusión de rumores” relacionados con el brote de Pekín, y que ya ha investigado 60 casos relacionados y detenido a 10 personas.

Sobre el origen del brote, las investigaciones preliminares de los científicos chinos apuntan a que la cepa del virus encontrada masivamente en el mercado de Xinfadi proviene de Europa, pero aún debaten cómo habría llegado hasta allí.

También te podría interesar:   Hospitales de campaña en Oporto y Lisboa para reducir la presión

Hasta ahora ha trascendido que se detectó en una tabla de cortar salmón, pero según los expertos no hay pruebas de que los contagiados se infectaran por comer alimentos contaminados, incluyendo marisco.

El director del laboratorio de microbiología del centro nacional chino para la evaluación de riesgos de inocuidad alimentaria, Li Fengqin, aseguró que, aunque “el virus no venga de los alimentos, es posible que su empaquetado sí estuviera contaminado”.

Gao Fu, director del Centro chino para el Control y Prevención de Enfermedades, dijo el martes que el brote comenzó a propagarse probablemente en mayo por el contacto entre los trabajadores del mercado, que ocupa una superficie de 112 hectáreas y tiene 1.500 empleados y más de 4.000 titulares de puestos de venta.

El mercado, que ahora está cerrado, abastece alrededor de 70 % de las verduras, 10 % de la carne de cerdo y 3 % de la carne de ternera y cordero que se consumen en la capital.

Desde que el Gobierno municipal anunciase el martes que la ciudad pasaba del tercer al segundo nivel de emergencia, las comunidades de vecinos han vuelto a comprobar la identidad y el estado de salud de los residentes y a tomarles la temperatura.

Además, todas las clases presenciales están suspendidas, y se aconseja a los residentes y se aconseja a los residentes que trabajen desde casa, mientras que las comunidades en áreas de riesgo “alto” han quedado selladas y no se permite que nadie salga de ellas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.