Redacción Internacional.- América seguía este martes revaluando medidas para resistir ante el avance incierto de la pandemia del coronavirus, que deja ya cerca de 4 millones de contagiados y 205.000 muertos en el continente, en medio de crecientes alertas sobre una crisis histórica de hambre y pobreza.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó hoy que los casos globales de COVID-19 confirmados ascienden a 7,94 millones, mientras que la cifra de fallecidos es de 434.796.

El continente americano, con 3,84 millones, es la zona con más contagios, seguida del Europa con 2,43 millones, pero la cifra de casos por jornada en América se sitúa desde principios de mes en torno a 70.000 infecciones, y la de Europa en alrededor de 20.000.

AMÉRICA SE ACERCA A 4 MILLONES DE CASOS Y SIGUE ACELERANDO

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó este martes que América se acerca “rápidamente” a los 4 millones de casos de COVID-19.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo, reporta 2,13 millones de esos casos y más de 116.000 muertes, una cifra en ascenso y que superó hoy el balance de soldados estadounidenses muertos durante la Primera Guerra Mundial.

Dentro del continente, siguen Brasil con unos 923.000 contagios y más de 45.000 decesos; Perú (unos 232.000 infectados y 6.800 fallecimientos); Chile (184.400 casos y 3.383 muertos); y México (150.000 contagiados y 17.500 fallecidos).

En el caso de Chile, desde el miércoles se sumarán 31.412 contagios que no se habían contabilizado debido a demoras en los procesos de notificación y actualización del sistema. Con ello, el número de positivos se situará en unos 216.000.

La OPS atribuye el rápido avance de la pandemia al mosaico de escenarios que presentan los países de la región, como EE.UU., del que proceden el 54 % de las infecciones registradas en el continente y donde las muertes y casos siguen ascendiendo en estados como Texas y Florida.

También te podría interesar:   China detecta 18 nuevos casos de coronavirus, todos importados

La situación en esa nación, de la que solo hay previsiones de un empeoramiento en las siguientes semanas, ha llevado incluso a que los estadounidenses reportaran los niveles de infelicidad y soledad más altos de los últimos 50 años.

EPIDEMIA PUEDE DURAR MÁS QUE EN EUROPA

A diferencia de los países europeos, que registran un número menor de muertes a cada día, la curva pandémica se mantiene en ascenso en países como Brasil y todavía lejos del pico.

Por ello, el director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS, Marcos Espinal, advirtió hoy que, si no se siguen aplicando las medidas de contención, la epidemia “puede durar mucho más tiempo que en Europa”.

Espinal explicó que los modelos de predicción de la OPS indican que una importante ola de casos de COVID-19 afectará a América Latina en junio y julio, por lo que las naciones que han decidido realizar una reapertura temprana deberán ser “innovadoras”.

Gran parte de los países flexibilizaron hace varias semanas, en mayor o menor medida, las restricciones, aunque varios tuvieron que echarse para atrás ante un repunte de casos.

Por ejemplo, Ecuador, que reporta más de 3.900 muertos y casi 48.000 contagiados, se encuentra en una transición del aislamiento masivo al distanciamiento social, con el levantamiento coordinado de las restricciones que entraron en vigor con el estado de excepción el 16 de marzo y que el Gobierno extendió ahora hasta mediados de agosto.

También los territorios del Caribe van retomando lentamente la normalidad mientras se reducen los casos de COVID-19.

Hasta el momento, los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) han reportado más de 6.000 casos positivos del virus, con Haití (4.441) y Jamaica (621) entre las naciones con el mayor número de contagios.

También te podría interesar:   Italia aprueba un plan presupuestario para 2021 marcado por la pandemia

Pese a la reducción de casos, la cumbre anual de julio de los líderes de Caricom se pospuso hoy para septiembre de este año, mientras la región lucha por sacar adelante sus economías, al borde del colapso por el coronavirus.

CRISIS DE HAMBRE Y RIESGO EN FRONTERAS

La OPS expresó hoy también preocupación por el alza de casos en las regiones fronterizas, como los límites entre Costa Rica y Nicaragua, o República Dominicana y Haití, así como las fronteras amazónicas, y llamó a fortalecer los sistemas de salud de esas comunidades.

Coincidiendo con esa advertencia, México anunció este mismo martes un acuerdo con EE.UU. para extender 30 días, hasta el 21 de julio, las restricciones a los viajes terrestres no esenciales en su frontera común para combatir la propagación del coronavirus.

Estados Unidos también acordó hoy mantener su frontera cerrada con Canadá por la pandemia hasta al menos el próximo 21 de julio.

En Canadá (con unos 101.000 casos y 8.200 decesos) el ritmo de transmisión de la enfermedad ha disminuido de forma significativa, por lo que las autoridades han expresado su temor de que la reapertura de la frontera y el tráfico de turistas provoque un aumento de contagios.

A las alarmas se sumó además la de la ONU, que advirtió que la población en condiciones de pobreza extrema en Latinoamérica podría llegar a 83,4 millones de personas en 2020, producto de la crisis provocada por la pandemia, lo que implicaría un alza significativa en los niveles de hambre.

Esto lo confirmaron datos divulgados este martes por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que apuntan a que en once países de Latinoamérica y el Caribe el hambre amenaza actualmente a 14 millones de personas que sufren de “inseguridad alimentaria severa” debido a las consecuencias de la pandemia.

También te podría interesar:   Covid-19, la América de los millones de casos y Europa en toque de queda

LAS PROTESTAS SIGUEN

Aunque la pandemia no se detiene, varios países siguen reportando manifestaciones masivas, lo que ha incrementado la preocupación de las autoridades.

En México, los ciudadanos siguen avanzando a una “nueva normalidad” en medio de una serie de protestas contra el abuso policial y la gestión de la crisis económica y sanitaria de la COVID-19.

Mientras en Colombia -que reporta casi 55.000 casos y unas 1.800 muertes-, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, condenó las protestas que ayer terminaron en actos violentos en algunos sectores de la ciudad, al considerar que estas manifestaciones contribuyen a propagar el coronavirus.

Además, pese a que la pandemia se acelera en toda Colombia, principalmente en la capital y en el departamento caribeño del Atlántico, los comercios no esenciales de Bogotá comenzaron este martes su reapertura después de casi tres meses cerrados por la cuarentena.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.