Tegucigalpa.- Honduras rebasó este viernes los 300 muertos por COVID-19 y los 8.000 contagios, informó el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

De 1.363 nuevas pruebas de laboratorio PCR, 463 dieron positivo, para hacer un total de 8.132 positivos a nivel nacional desde marzo, cuando fueron confirmados los primeros dos casos de pacientes con la enfermedad.

El informe del Sinager añade que con los doce nuevos casos de fallecidos confirmados, la cifra acumulada ascendió a 306, que representan el 3,7 de letalidad.

La situación sigue siendo más alarmante en el departamento de Cortés, norte del país, y regiones vecinas, que registró 219 casos de enfermos, de los nuevos 463 positivos.

A Cortés le sigue Francisco Morazán, región central, donde se localiza Tegucigalpa, la capital del país, que añadió 187, indicó el Sinager en cadena nacional de radio y televisión.

La pandemia ha dejado hasta ahora, según el Sinager, 761 personas hospitalizadas, de las que 468 presentan un cuadro estable, 245 en condición grave y 48 en unidades de cuidados intensivos.

De los 18 departamentos que tiene Honduras, repartidos en 112.492 kilómetros, el único que no registra hasta ahora ni un caso de coronavirus, es el de Gracias a Dios, al este del país, en el Caribe, limítrofe con Nicaragua.

Las estadísticas del Sinager indican que, de los 8.132 contagiados a nivel nacional, 4.886 corresponden a Cortés, mientras que Francisco Morazán suma 2.019.

El resto se los reparten otros quince departamentos, con 12 en el caribeño de Islas de la Bahía, el más bajo, y 307, en Yoro, norte del país, el más alto.

Desde marzo, el Sinager ha registrado 27.286 muestras procesadas, de las que 8.132 han dado positivo, mientras que 19.154 dieron negativo, subraya el informe del ente estatal.

El coronavirus en cifras en Honduras deja hasta ahora, entre los 8.132 contagiados, el 57 % de casos en hombres y el 43 % mujeres.

Los casos de COVID-19, tanto de nuevos enfermos y muertos se han disparado esta semana, cuando además se inició, el lunes, un proceso de “reactivación económica inteligente”, con lo que discrepan algunas fuentes médicas que aseguran que representa un alto riesgo, por la magnitud de la pandemia, cuyo pico sigue en alza.

El Gobierno inició la semana pasada la “fase cero”, que marcó el inicio el lunes de la “reactivación económica inteligente”, advirtiendo que las empresas, que se van incorporando de manera gradual, que no cumplan con las medidas de bioseguridad, serán cerradas, y que con esa actitud se corre el riesgo de volver a un confinamiento para todos.

CIERRE DE NEGOCIOS

El canciller y comisionado especial para la atención de la emergencia que vive el país por el coronavirus, Lisandro Rosales, dijo este viernes que entre la pasada y presente semanas han sido cerrados 37 negocios, entre ellas una industria ensambladora en la zona norte del país, por no cumplir con las medidas de seguridad establecidas en los protocolos sanitarios.

Rosales subrayó que quienes no cumplen con las medidas sanitarias establecidas, le hacen daño al país y a sus propios negocios, porque además pierden colaboradores, a los que también exponen a contraer el coronavirus.

La ensambladora, no identificada, según la denuncia del alto funcionario hondureño, habría incumplido las medidas de seguridad en los autobuses de transporte de sus empleados.

Los autobuses de la empresa fueron decomisados por no acatar las medidas de seguridad establecidas por el Sinager, indicó Rosales.

Aunque la recuperación económica ha comenzado, se mantiene un toque de queda, en vigor desde a mediados de marzo, que permite la salida de las personas, para abastecerse en supermercados, farmacias, ferreterías y hacer trámites bancarios, entre otras pocas actividades, que es controlado a partir del último dígito del carné de identidad o pasaporte del ciudadano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí