Copenhague,- La aerolínea de bajo coste Norwegian presentó este jueves una pérdida bruta de 3.282 millones de coronas (302 millones de euros) hasta marzo, un 66 % más interanual, por los efectos de la pandemia de la COVID-19.

La pérdida neta de explotacion (ebit) subió un 43 % hasta 2.048 millones de coronas noruegas (189 millones de euros), según un balance en versión reducida emitido por la compañía, que suspendió la presentación del informe por la pandemia.

Los ingresos operativos ascendieron a 6.505 millones (599 millones de euros), lo que supone una caída interanual del 19 %.

La cifra de pasajeros transportados en el primer trimestre fue de 5,08 millones, frente a 8,12 un año atrás.

Norwegian señaló en el balance que se encuentra en modo de “hibernación” y en medio de una reestructuración “significativa” de su organización, lo que incluye una nueva estrategia y planes de negocio actualizados.

Del total de 147 aviones de su flota disponible a finales de marzo solo 7 siguen operando en rutas nacionales subvencionadas por el Estado noruego, el 80 % del personal ha sido suspendido de empleo de forma temporal y, 4.700 trabajadores, despedidos por la quiebra de cuatro filiales.

“Las cifras, como era esperado y así se ha indicado al mercado en varias ocasiones, están muy influidas por la crisis de la COVID-19. Los próximos meses serán exigentes para Norwegian y la industria, pero nuestro objetivo es asegurar una posición fuerte en la industria aérea futura”, consta en un comunicado.

Norwegian se aseguró a principios de mes garantías crediticias del Estado por 3.000 millones (275 millones de euros), de un paquete de ayudas al sector aéreo, después de lograr el apoyo de acreedores y accionistas a un plan para convertir 12.700 millones (1.163 millones de euros) de deuda en acciones.

También te podría interesar:   La aerolínea Latam negocia la reducción permanente de sueldos en Brasil

La aerolínea ha suscrito también una oferta pública de acciones por 400 millones (37 millones de euros), de la que el 55 % será ofrecido a los actuales accionistas, el 25 % a acreedores y el 20 % a distintos inversores.

Tras la conversión de deuda, las empresas de alquiler de aviones se han convertido en los principales accionistas, encabezadas por la holandesa AerCap Holdings, con el 15,9 %; y la china BOC Aviation, con el 12,7 %, controlada en último término por el Estado chino.

La aerolínea atraviesa por una difícil situación financiera desde hace años, agravada en 2019 por la prohibición temporal de vuelo de los Boeing 737 MAX y los problemas con los motores Rolls Royce.

Norwegian planea seguir volando con una flota reducida de siete aviones hasta abril de 2021, para empezar a normalizar el tráfico aéreo a partir de entonces.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.