Tegucigalpa.- Centenares de taxistas bloquearon este miércoles con sus unidades las entradas y salidas de algunas de las principales ciudades de Honduras para exigirle al Gobierno que les permita reactivar su actividad, luego de un paro desde mediados de marzo por la pandemia de COVID-19.

“Estamos protestando por hambre, no tenemos dinero para mantener a la familia, los hijos nos piden comida”, dijo a Efe Evaristo Padilla, de 28 años, conductor de un taxi con el que dijo que cubre la ruta entre el centro de Tegucigalpa y el barrio El Bosque, en el noreste de la ciudad.

NO RECIBEN BOLSA SOLIDARIA DEL GOBIERNO

Agregó que muchos taxistas han venido reclamando ayuda al Gobierno porque con el toque de queda declarado en marzo no ha podido trabajar y nadie los ayuda.

Padilla subrayó que a los taxistas el Gobierno no les ha dado “ni una bolsa solidaria”, un programa social del Estado para familias pobres que consiste en alimentos para al menos una semana, que se comenzó a distribuir a finales de marzo.

Algunos de los taxistas, portando banderas de Honduras en azul y blanco, que se aglutinaron en la salida de la capital hondureña hacia el norte del país, pretendían cerrar los dos carriles de un bulevar, pero luego de hablar con un oficial de la Policía Nacional, decidieron ocupar solamente uno.

Decenas de miembroa de la Policía Nacional y de la Policía Militar de Orden Público se apostaron en las salidas de la ciudad para evitar que el tráfico fuera obstruido.

ACATAR MEDIDAS SANITARIAS

“Los del Gobierno están bien porque comen los tres tiempos, pero nosotros, si no trabajamos todos los días, no tenemos nada para llevar a la casa, el hambre nos está matando”, indicó a Efe Marcelo Bonilla, otro taxista que considera que ya es “suficiente tiempo” el que llevan parados y que están dispuestos a “tomar todas las medidas” para no contagiarse ellos y los pasajeros.

También te podría interesar:   Santiago Hazim: “Gobierno pidió estado de emergencia para beneficio propio y de su candidato”

Otra protesta similar se celebró en la ciudad de San Pedro Sula, la segunda más importante, en el norte del país centroamericano.

Bonilla recalcó que se comprometen a “cumplir con todas las medidas de seguridad que dice el Gobierno” para contrarrestar la pandemia del coronavirus, que ya ha causado 188 muertos y 4.401 contagiados en el país, según el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

Los conductores de taxis que protestaron hoy llevaban mascarilla puesta y algunos también guantes.

El Gobierno ha venido anunciando que la economía del país, incluido el transporte urbano e interurbano, que incluye taxis y autobuses, se irá reactivando de manera gradual y bajo rigurosas medidas sanitarias.

REACTIVACIÓN LA PRÓXIMA SEMANA

Con el transporte, la reactivación en Tegucigalpa estaría iniciando la próxima semana, solamente con los taxis, mientras que en San Pedro Sula con el servicio interurbano, según prevén las autoridades del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT).

En el caso de los taxistas, principalmente los que cubren rutas definidas, en condiciones normales transportan tres pasajeros atrás y uno adelante, pero al ser reactivado el sector, solamente podrán llevar dos.

Además, los pasajeros deberán ir separados por una cabina y, al igual que el chófer, deberán llevar tapabocas y gel con alcohol, para evitar contagios.

Otro taxista, Aníbal Cantarero, subrayó a Efe que “con dos pasajeros, como quiere el Gobierno”, perderán “la mitad del ingreso, pero peor es nada”.

Los taxistas en Honduras, que en su mayoría no son propietarios de las unidades que conducen, tienen que cumplir con una tarifa que fija el propietario. Además, el taxista debe cubrir el consumo del combustible.

También te podría interesar:   República Dominicana copresidirá reunión virtual iberoamericana sobre Agua

Otro problema que muchos taxistas han venido enfrentando desde hace varios años es la extorsión por parte de pandillas organizadas, conocidas como “maras”, las que durante la pandemia, al parecer han parado su actividad delictiva, o al menos la han reducido, según diversas fuentes.

La reactivación económica también la exigen otros sectores del país, principalmente el de la economía informal.

Algunos negocios, como restaurantes de comidas rápidas, supermercados y ferreterías, por ejemplo, han venido abriendo sus puertas en un horario de las 07:00 a las 17:00 locales (de la 13:00 a las 23:00 GMT), de lunes a viernes. El sábado y domingo esos negocios están cerrados y nadie sale.

Para que la población se abastezca de alimentos, combustibles y pueda hacer operaciones bancarias, se ha establecido que salga a partir del último dígito de su carné de identidad o pasaporte.

Eso implica que las personas solamente puede salir una vez cada quince días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí