Guatemala,- Guatemala contabilizó este miércoles cinco muertes por COVID-19 y superó la barrera de los 4.000 contagios, mientras su ministro de Salud, Hugo Monroy, descartó renunciar pese a múltiples solicitudes de diversos sectores para que deje el cargo.

Monroy dio a conocer que tras los cinco decesos de este jueves el país suma 68 muertes a causa de la enfermedad desde que se detectara el primer caso el 13 de marzo.

El ministro también detalló que en las últimas 24 horas fueron confirmados 191 casos nuevos al realizarse 1.127 pruebas, por lo que en total 4.145 personas en Guatemala han contraído la enfermedad.

El funcionario explicó en rueda de prensa, la primera de su ministerio en varias semanas, que hay alrededor de 850 pacientes internados en hospitales guatemaltecos, pero que aproximadamente un tercio de ellos son asintomáticos.

Monroy detalló que los fallecidos este miércoles son tres hombres de 51, 65 y 72 años, y dos mujeres de 37 y 56.

DESCARTA RENUNCIA

El ministro de salud guatemalteco descartó su renuncia al cargo este miércoles al ser interrogado por periodistas al respecto.

“Continuaré sirviendo al país. Considero que no he hecho un mal trabajo”, aseguró Monroy, acompañado de dos viceministros en la conferencia de prensa.

La dimisión de Monroy fue solicitada por el Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, y también por diputados de oposición de las agrupaciones políticas Winaq, Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Semilla.

El procurador y los partidos políticos argumentan que el ministro no tiene el liderazgo ni la capacidad para combatir la pandemia, y que a la fecha no se ha ejecutado más de tres por ciento de fondos asignados a la emergencia.

También te podría interesar:   Conozca las empresas que han tenido más ganancia en la pandemia

Monroy, admitió este miércoles ante el Congreso haber realizado una “mala ejecución” del presupuesto para la pandemia del COVID-19 al solo haber gastado el 2,18 % de lo asignado.

Cuestionado por un grupo de diputados que asistió a la citación de la Comisión de Derechos Humanos del parlamento acerca de la ejecución presupuestaria, el titular de la cartera sanitaria aseguró que no era “vergonzoso”, sino que había tenido “mala ejecución”, sobre todo por la supuesta “burocracia” que “se lleva un montón de pasos”.

Al menos 250 funcionarios guatemaltecos han contraído la enfermedad entre policías -más de 150- , agentes municipales de tránsito, soldados, miembros del sistema de salud y trabajadores de algunos ministerios, de acuerdo con varias fuentes estatales.

El pasado 23 de marzo se registró la primera muerte por coronavirus de un miembro del personal sanitario, un auxiliar de enfermería que laboraba en un hospital en el oeste del país.

Guatemala ha realizado a la fecha un promedio de alrededor de 1.500 tests diarios para detectar el coronavirus por cada millón de habitantes, aún lejos del promedio del continente que ronda las 4.000 pruebas por cada millón de habitantes, según diversas fuentes.

El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, había decretado una cuarentena general el 15 de marzo y el toque de queda desde el 22 de marzo, cuando se contabilizaban 18 casos y un fallecido, pero el 3 de mayo decidió la reapertura gradual de actividades.

La reapertura, sin embargo, se vio interrumpida el 14 de mayo cuando el conservador Giammattei, médico de profesión, ordenó a la población confinarse durante 21 horas diarias los viernes, sábados y domingos debido al ascenso de casos.

También te podría interesar:   Todos los tribunales del país trabajarán de manera virtual desde 1 de julio

Actualmente, Guatemala se encuentra bajo toque de queda de cinco de la tarde a cinco de la mañana de lunes a viernes, y en confinamiento total los fines de semana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí