Panamá,- Las muertes acumuladas por el COVID-19 en Panamá llegaron 306 y los contagios confirmados a 10.926, informaron las autoridades, que reportaron este domingo siete defunciones y 259 casos nuevos en el país.

En el número de nuevos contagios confirmados se incluyen 90 que estaban pendientes de reportar, por lo que los registrados en las últimas 24 son 169, de acuerdo con el informe oficial.

Hay 330 pacientes hospitalizados, 266 en sala general y 64 en las unidades de cuidados intensivos (UCI), y en aislamiento domiciliario se encuentran 4.011, de ellos 590 en hoteles que operan provisionalmente como hospitales.

Este domingo se reportó la cantidad de 6.279 pacientes recuperados de la enfermedad en Panamá, que identificó su primer caso del nuevo coronavirus el 9 de marzo pasado.

En cuanto a los 306 decesos, “en su mayoría corresponden a pacientes mayores de 80 años (84 %) quienes presentaron cuadros de hipertensión, diabetes y problemas cardiovasculares”, dijo un comunicado del Ministerio de Salud.

Se han efectuado un total de 58.240 pruebas de detección de contagio por COVID-19, de las que 45.272 han resultado negativas y 12.968 positivas, incluyendo las primeras y segundas muestras hechas para confirmar o descartar la infección.

De acuerdo con el informe oficial, en las últimas 24 horas se han realizado 1.485 nuevas pruebas.

Panamá es el país más golpeado de la región centroamericana por la pandemia de COVID-19, y rige cuarentena indefinida desde el 25 de marzo que restringe por género y a dos horas diarias la movilidad de la población.

El 13 de mayo pasado arrancó la primera de seis fases o bloques de reactivación económica del país -que cerró sus actividades no esenciales en la segunda semana de marzo- con ventas comerciales en línea, servicios técnicos y mecánica automotriz, y pesca.

También te podría interesar:   Japón abrirá sus fronteras "paso a paso"

Todavía no hay una fecha definida para el arranque del segundo bloque, aunque se espera que sea esta semana, que incluye construcción, industria y minería no metálica, actividades en áreas deportivas y sociales e iglesias.

Los empresarios de Panamá dijeron este domingo estar preocupados por la “falta de claridad en el cronograma” de reactivación del país y pidieron una “política unificada, concreta e inmediata” que, guiada por un equipo económico, busque la recuperación productiva bajo las normas sanitarias para frenar la pandemia.

La crisis del COVID-19 hará caer la economía de Panamá en al menos un 2 % este año, según todos los pronósticos, y disparará el desempleo y la informalidad, que antes de la pandemia se situaban en 7,1 % y 44,9 %, respectivamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí