Sao Paulo.- Brasil, el tercer país con más casos de COVID-19 en el mundo, superó este por primera vez la barrera de las 1.000 muertos a causa del coronavirus y ha registrados 1.179 en 24 horas ya suman 17.983 fallecidos desde el inicio de la pandemia, un registro en medio de una laguna institucional en el Ministerio de Salud.

Sin un titular en la ahora imprescindible cartera, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, busca un nuevo ministro que esté alineado con él en su cerrada retórica de una vuelta a las actividades económicas, derogando las cuarentenas, y que se posicione un favor de la cloroquina .

Brasil, de 210 millones de habitantes y fronterizo de diez países del Cono Sur, suma 271.885 infectados, según el último balance oficial, solo por detrás de Estados Unidos y España y Rusia.

Los estados de Sao Paulo y Río de Janeiro, el primero y tercero más poblados del país, también registraron una cifra de registro de muertes diarias, con 324 y 227, respectivamente.

Sao Paulo, la región más rica y poblada del país con 46 millones de habitantes, contabilizó un 7% más de muertes que las que tenía el lunes y la cifra total se elevó a 5.147, superando el registro simbólico de los 5.000 fallecimientos.

GOLPE A LA CLOROQUINA

El fármaco ha sido una de las apuestas y banderas de Bolsonaro en su combate político a la pandemia, en el que el mandatario se pronunció en contra de los gobernadores que decretaron cuarentenas, aislamiento social y tomaron medidas drásticas para frenar el avance del virus, como el cierre del comercio y el confinamiento total.

También te podría interesar:   Brasil supera las 57.000 muertes y los 1,3 millones de casos de COVID-19

Este martes, el discurso de Bolsonaro en defensa de la cloroquina, que todavía está en el mundo científico de estudios necesarios para su éxito, sufrió otro revés por parte de la comunidad médica brasileña.

Tres de los principales entidades médicas de Brasil desaconsejaron el uso de cloroquina para tratar pacientes con COVID-19 pese a que Bolsonaro ordenó el aumento de la producción de esta medicina y flexibilizó el protocolo de su uso para todos los contagiados en el país, incluso desde la primera fase del virus.

La oposición a la cloroquina, un antipalúdico susceptible de tener graves efectos secundarios, manifestado en un comunicado conjunto por la Asociación de Medicina Intensiva Brasileña, la Sociedad Brasileña de Infectología y la Sociedad Brasileña de Neumología.

La postura de Bolsonaro en favor del medicamento generó fricciones con los dos últimos ministros de Salud que abandonaron el cargo en plena pandemia: el ortopedista Luiz Henrique Mandetta, cesado en abril, y el oncólogo Nelson Teich, que aguantó apenas un mes, hasta el pasado viernes

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí