Ginebra.- La asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) finalizó hoy con el compromiso de que su gestión de la pandemia de COVID-19 será examinada cuando la crisis sanitaria remita, tras dos días de reuniones en los que el organismo fue atacado por EEUU pero obtuvo apoyos importantes.

Al final de una asamblea que por primera vez se celebró por videoconferencia, debido a las restricciones a los viajes y eventos multitudinarios que ha provocado la propia pandemia, los 194 Estados miembros aprobaron una resolución que pide una evaluación “imparcial, independiente y completa” de la respuesta internacional.

GRAN PARTE DEL G20 RESPALDA EL EXAMEN

El texto, presentado por la Unión Europea junto a países como México, Australia, Japón, Rusia, India o Brasil, pide revisar entre otros puntos “las acciones de la OMS, sus respuestas en el tiempo durante la pandemia, y sus recomendaciones a la hora de prevenir, hacer preparativos y mejorar la capacidad de respuesta”.

Al término de la asamblea, el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, confirmó que esta evaluación se iniciará lo antes que sea posible, aunque matizó que “no sólo se limitará a la labor de la OMS”.

“Damos la bienvenida a cualquier iniciativa que fortalezca la seguridad sanitaria global y a la OMS, que como siempre está firmemente comprometida a la transparencia, la adopción de responsabilidades y la mejora continua”, declaró.

APOYO GENERAL A LA OMS, CON NOTABLE EXCEPCIÓN

En los dos días de la asamblea, los ministros de sanidad o equivalentes de todos los Estados miembros subrayaron la gravedad de la crisis sanitaria, explicaron las medidas tomadas por sus países y en general dieron apoyo expreso a la labor coordinadora de la OMS, con la destacada excepción de EEUU.

“La OMS no consiguió la suficiente información para atender al mundo, y como resultado de ello murieron muchas personas”, aseguró en su intervención del lunes el secretario de Sanidad de Estados Unidos, Alex Azar, quien afirmó que la organización con sede en Ginebra “debe ser mucho más transparente y rendir cuentas”.

En términos más moderados, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, destacó el trabajo conjunto del sistema multilateral ante la pandemia pero subrayó que “una vez hayamos conseguido vencer al virus debemos reflexionar acerca de cómo modernizar a esta organización”.

FORTALECER A LA OMS PARA FUTURAS CRISIS

La resolución aprobada también pide que la comunidad internacional “proporcione financiación sostenible a la OMS para garantizar que pueda responder plenamente a las necesidades de salud pública en la respuesta mundial a la COVID-19”.

Una llamada que se produce horas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazara con cortar de manera permanente los fondos a la OMS -ahora suspendidos- y con la posible salida de su país del organismo.

Varios países pidieron en los dos días de reuniones más refuerzos a la labor de la OMS, entre ellos España, que por boca de su presidente Pedro Sánchez pidió hoy dar a la organización “herramientas para reforzar su liderazgo”.

Otro líder de uno de los países más golpeados por la pandemia, el primer ministro italiano Giuseppe Conte, añadió que tras una crisis para la que la comunidad internacional “no estaba preparada” hay que “favorecer el intercambio de información, identificar buenas prácticas y dotarse de sistemas de detección temprana”.

CONTRA LA ESPECULACIÓN EN LAS VACUNAS

La resolución final reclamó por otra parte que haya un “acceso oportuno y sin trabas” de todos los países a los futuros tratamientos, vacunas y otras tecnologías que se descubran para combatir contra la COVID-19.

Estados Unidos, uno de los países donde la investigación de una posible vacuna está más avanzado -el lunes se informó en ese país de éxitos en la primera fase de experimentación en humanos- especificó que la cesión de estas tecnologías debe ser voluntaria y temporal.

La asamblea de la OMS fue uno de los primeros eventos de la historia que, por las actuales circunstancias, realizó conexiones vía internet con prácticamente todos los países del planeta, lo que no estuvo exento de numerosos problemas técnicos, aunque supuso un hito en los grandes eventos multilaterales.

Algunos de los ministros de sanidad o equivalentes intervinieron con mascarilla, y especialmente los de países en desarrollo, incluyendo regiones como África o Latinoamérica, pidieron mayor apoyo a sus redes de salud, que en muchos de sus territorios aún parecen encontrarse en la fase ascendente de la pandemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí