México DF.- La secretaria de Economía, Graciela Márquez, justificó el retraso en la reactivación de las transacciones comerciales con Estados Unidos al argumento de “la llegada del COVID-19 fue posterior en México que en los otros países”.

“Entonces en el Gobierno de México se decidió que se iba a priorizar la salud y que teníamos que empezar a hacer este descongelamiento, esta reapertura, hasta que tuviéramos certeza de que esto no iba a impactar la salud”, dijo Márquez en la rueda de prensa matutina de Palacio Nacional.

La operación se refirió a los ajustes al decreto sanitario hechos la semana pasada por el Gobierno, que primero incluirá la construcción, la minería y la fabricación de transporte como actividades esenciales permitidas desde el 18 de mayo.

Sin embargo, el Gobierno mexicano rectificó después al identificar que solo podría trabajar en sus protocolos sanitarios para operar desde el 1 de junio bajo la “nueva normalidad”.

Los industriales mexicanos advirtieron que esto paralizaría sectores en toda América, como el automotor, pues Estados Unidos recibe más del 80% de las exportaciones mexicanas.

“Sí, nos interesa seguir integrado en esas cadenas, pero nos interesa sobre todo cuidar la salud en México y nos interesa la apertura que hagamos realmente la construcción de nuevas cadenas”, declaró Márquez.

Los sectores no esenciales de la economía están detenidos en México desde el 30 de marzo el Gobierno decretó la emergencia sanitaria por el coronavirus SARS-CoV-2, que dejó al momento 51.633 contagios y 5.332 muertos confirmados.

Aunque Estados Unidos es el país más afectado al superar los 1,6 millones de casos y 92,000 muertos por el COVID-19, los empresarios y el presidente Donald Trump presionan a México para que homologue las industrias abiertas.

Aun así, la secretaría mexicana de Economía reafirmó el “acoplamiento será paulatino y gradual porque Estados Unidos tampoco abrió completamente”.

“La primera pregunta que hicimos fue” ¿cuándo abre la industria en Estados Unidos? “, Y la respuesta era” no sabemos bien “porque justamente también en Estados Unidos la enfermedad pegó de manera muy distinta”, aseveró.

México regional este lunes su plan de una “nueva normalidad” con un programa piloto en más de 300 municipios sin el COVID-19 y que no colindan con regiones con contagios.

Bajo el programa, que inicia por completo el 1 de junio, el Gobierno pedirá los “más altos problemas” de las empresas que reabrán.

Zoé Robledo, titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), presentó este martes los “Lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral” para el “retorno seguro”.

Es una autoevaluación de 78 puntos que las empresas requieren respuesta para reanudar actividades, aunque se basa en la confianza al firmarse “bajo protesta de decir verdad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí