Nueva York.- El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este lunes con una subida del 10,43 % hasta los 32,50 dólares el barril, un aumento motivado por el buen ritmo de las reaperturas económicas y una menor producción a nivel mundial y en Estados Unidos, donde las principales compañías han reducido su bombeo desde la caída en la demanda por el COVID-19 para dar equilibrio al mercado.

A las 9.15 hora local de Nueva York (13.15 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en junio sumaban 3,07 dólares con respecto a la sesión previa del viernes, cuando el Texas avanzó un 6,8 %.

El barril de referencia en Estados Unidos subía de nuevo apoyado en la relajación de las medidas de contención del virus y a la par que algunas partes de los motores económicos del país, como Nueva York o California, afianzan las reaperturas parciales de sus economías.

Además, desde que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) anunciase una ampliación de los recortes ya acordados en su última reunión, los precios del crudo se han estabilizado en un contexto en el que las tensiones previas entre Arabia Saudí y Rusia parecen haber disminuido tras el compromiso conjunto de ambas potencias de dar equilibrio a los mercados energéticos.

A la par, las principales petroleras estadounidenses han cerrado cerca de la mitad de sus pozos y plataformas activos a medida que la demanda caía por la pandemia y el exceso de oferta empezaba a ser incorregible a ojos de los inversores, que dudaban de que la capacidad de almacenamiento fuese suficiente.

La situación del mercado actual, con el WTI por encima de los 30 dólares por primera vez en varios meses, contrasta con el caos de hace tan solo un mes, cuando en el día previo a que expirasen los contratos futuros para mayo el barril de crudo texano cotizó en negativo por primera vez en su historia, con una caída superior al 300%, debido principalmente a la falta de capacidad de almacenaje.

En este sentido, el jefe global de mercados de Axicorp, Stephen Innes, dijo en una nota que los precios podrían continuar subiendo, especialmente si continuaba la relajación de las restricciones de movimiento en Estados Unidos.

“De hecho, el mercado está llamando a la puerta de los 30 dólares, lo que es un punto de inflexión significativo a nivel psicológico”, apuntó Innes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí