Bruselas,- La junta de gobierno del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que integran los ministros de Economía y Finanzas de los 19 países de la eurozona, dieron este viernes luz verde definitiva a la línea de crédito de hasta 240.000 millones de euros para la pandemia, con lo que ya está operativa.

Esta línea de crédito forma parte del paquete de medidas de liquidez acordado por la Unión Europea (UE) para ayudar a los países a responder a las necesidades más inmediatas generadas por la pandemia y su objetivo es garantizar que los países tienen acceso a financiación en términos favorables sin someterse por ello a las condiciones de un rescate tradicional.

En concreto, los Estados que lo soliciten podrán recibir un préstamo del MEDE por hasta el 2 % de su PIB (unos 24.900 millones de euros en el caso de España) para cubrir costes sanitarios, directos o indirectos, ligados a la crisis del coronavirus, con la única condición de que los fondos se destinen a este objetivo.

“Como consecuencia de la pandemia de coronavirus y de la caída económica sin precedentes, los gobiernos han aumentado el gasto para abordar las necesidades sanitarias urgentes. Como resultado, los 19 Estados miembros tendrán grandes déficits fiscales este año”, dijo en un comunicado el director gerente del MEDE, Klaus Regling.

Con esta línea para la pandemia los países “pueden financiar parte de esas necesidades de modo seguro, con tipos de interés muy bajos”, añadió, destacando que “esto puede ser muy atractivo porque la única condición es el requisito de gastar el dinero en gastos del sector sanitario directos o indirectos, ligados a la pandemia”.

También te podría interesar:   El presidente polaco, en cuarentena tras dar positivo por coronavirus

La línea de crédito estará disponible hasta el 31 de diciembre de 2022, los préstamos tendrán un vencimiento a diez años y, cuando un país lo solicite, los desembolsos se realizarán por un periodo de un año extensible dos veces por un periodo de seis meses.

Los países pagarán un tipo del 0,1 % con una comisión de apertura del 0,25 % y una comisión anual de mantenimiento del 0,005 %.

El hecho de que los países soliciten la línea no significa que vayan necesariamente a pedir dinero puesto que este instrumento tiene un carácter “preventivo”, recordó el fondo de rescate de la eurozona.

La vigilancia a la que se tienen que someter los beneficiaros tras recibir un préstamo del MEDE, de modo que no habrá visitas sobre el terreno de la “troika” -representantes del MEDE, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo- y la supervisión la hará la Comisión con los procedimientos habituales para todos los Estados.

La junta de gobierno del MEDE debe dar luz verde a cada petición individual por parte de un país, lo que supone que todos los Estados tendrían derecho de vetar la solicitud en cuestión, pero no se espera que este sea el caso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.