Recife (Brasil).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pidió este viernes la unión de las fuerzas progresistas en Latinoamérica para enfrentar el “desafío” que impone la pandemia del coronavirus e impedir que la derecha conservadora siga “manejando” las cosas.

“El gran secreto para que América Latina pueda asumir este desafío es que las fuerzas progresistas se unan”, declaró Fernández al intervenir en el Quinto Encuentro del Grupo de Puebla, celebrado virtualmente a través de la Fundación Perseu Abramo de Brasil.

En ese sentido, el mandatario argentino agregó: “Si las fuerzas progresistas no se unen estamos ayudando mucho a que la derecha conservadora sobreviva y siga manejando las cosas como las viene manejando”.

“No me gustaría poner el ejemplo argentino, pero celebro que en Argentina hayamos conseguido unirnos los peronistas con todos los progresistas”, citó Fernández, quien calificó al expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, también participante de la reunión, como “un artífice de la unidad del progresismo”.

Para Fernández, “España, ahora gobernando por Pedro Sánchez y con la gente del PSOE (Partido Social Obrero Español) unida a Podemos, es una prueba de que esa unidad es posible y necesaria”.

“Ese esfuerzo hay que hacerlo en todas las latitudes, porque la derecha conservadora apuesta a nuestra división para poder llegar y no le podemos dar esa facilidad. Tenemos que impedirlo. Recomiendo que vean los ejemplos y lo importante que es la unidad”, añadió.

No obstante, a pesar de apuntar que ese es el “el gran desafío”, Fernández manifestó que el mismo “está siendo muy golpeado por la pandemia”.

“Estamos en un proceso de transformación muy profundo y eso trae consecuencias económicas enormes que están a la vista, como la crisis en la que ha entrado Europa con la deuda, incrementando la deuda peligrosamente como Italia, Grecia y la misma España. Con economías muy desarrolladas que necesitan del auxilio”, resaltó.

El jefe de Estado sentenció que “el mundo no va a ser el mismo y hay que repensarlo de otra manera. Si algo ha dejado al descubierto el coronavirus es también la desigualdad, que no es buen camino para enfrentar situaciones críticas como ésta”.

“Unos lo hemos atendido con una lógica y otros con otra lógica. Unos piensan que estamos en contra del desarrollo económico y eso es falso, porque los que hablan de economía tampoco tienen muy buenos resultados”, puntualizó Fernández, quien puso el ejemplo de Suecia y Noruega.

El líder argentino recordó que Noruega enfrentó el COVID-19 con acciones “estrictas” de cuarentena y Suecia lo hizo de una forma “más liberal”.

“En la economía hoy los dos padecen lo mismo y ahora las muertes son menos en el que hizo cuarentena (Noruega). El problema no está en un dilema entre los que queremos una economía abierta y los que queremos salvar vidas”, aseveró.

De acuerdo con Fernández, “lo que está demostrado es que el sistema económico mundial era tan débil y que algo imperceptible a la vista humana derriba estructuras económicas basadas en el poder de muy pocos que no la pudieron sostener”.

En la reunión coordinada desde Sao Paulo, además de Fernández y Rodríguez Zapatero, participaron los expresidentes Ernesto Samper, de Colombia; Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, de Brasil; Evo Morales, de Bolivia; el ecuatoriano Rafael Correa, el paraguayo Fernando Lugo, y políticos y académicos de Latinoamérica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí