Río de Janeiro.- Un total de 749 personas murieron en las últimas 24 horas en Brasil por cuenta del COVID-19, con lo que el número de fallecidos en el país ya sobrepasa los 13.000, según informó este miércoles el Ministerio de Salud.

De acuerdo con el último balance divulgado por la cartera, los contagios también continúan avanzando y durante la última jornada fueron registrados 11.385 nuevos casos, lo que supone que al menos 188.974 personas se han infectado en el gigante suramericano.

Con los resultados divulgados hoy, Brasil sobrepasó a Francia (178.060) en el ránking mundial y se convirtió en el sexto país del mundo con el mayor número de casos confirmados de COVID-19.

Según el balance, el 41,5 % del total de infectados hasta el momento, que corresponde a 78.424 personas, se recuperaron de la enfermedad, mientras que 97.402 personas (51,4 %) continúan en observación.

Asimismo, el Ministerio informó que hay 2.050 muertes en investigación.

Sao Paulo, el estado más industrializado y poblado de Brasil, con unos 46 millones de habitantes, continúa concentrando el mayor número de casos, con 4.118 muertes, y en las últimas 24 horas superó los 50.000 infectados a pesar de que las autoridades regionales han fortalecido las medidas para evitar la propagación del virus.

Le sigue el estado de Río de Janeiro, donde ya se registran más de 2.000 víctimas mortales y el número de contagios llega a los 18.728.

No obstante, por número de casos confirmados, el nordestino estado de Ceará, con 19.156 personas infectadas, sobrepasó a Río y ahora ocupa el segundo lugar.

SAO PAULO ANUNCIA MÁS RECURSOS

También te podría interesar:   R.Dominicana registra un récord de 2.012 infectados en un día por coronavirus

Ad portas de que el caos llegue a Sao Paulo, donde la red pública está al borde del colapso y la privada cuenta con los dedos las unidades de atención emergencial disponibles, el gobernador Joao Doria anunció este miércoles que destinará 30 millones de reales (unos cinco millones de dólares) para la compra de 350 camas de unidades de cuidados intensivos.

Sao Paulo es la región más afectada por el coronavirus en Brasil y desde finales de marzo las autoridades han decretado medidas para evitar su propagación. Más allá del aislamiento social, la gobernación ordenó una cuarentena que debía terminar el 11 de mayo pero que fue prorrogada hasta final de mes, ante el incremento de los casos.

En el mismo orden, Doria se negó a autorizar la apertura de salones de belleza y gimnasios, para los que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decretó su inmediato regreso a funcionamiento en el país por considerarlos “actividades esenciales”, y la Alcaldía limitó la circulación de automóviles.

No obstante, aunque en las vías se evidenció la disminución de automotores, en el transporte público se notó un incremento de los usuarios por lo que el aislamiento no se está cumpliendo en el porcentaje deseado, ya que según la Gobernación apenas llega a un 46 %.

NUEVOS EQUIPOS DAN UN RESPIRO EN RÍO

La red pública de salud de la “Cidade Maravilhosa” tuvo un alivio hoy con la llegada del segundo y último lote de respiradores y monitores adquiridos en China y que comenzaron a llegar el martes.

En total fueron recibidos 306 respiradores y 500 monitores, así como máscaras y otros equipos que comenzaron a montarse en diferentes centros de salud y en el hospital de campaña que fue montado por la administración municipal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.