Guatemala.- Decenas de médicos que atienden la emergencia sanitaria en un hospital temporal de Ciudad de Guatemala exigieron este martes el pago de sus salarios y la entrega de material protector para poder seguir trabajando “de manera digna”.

Los médicos convocaron a una conferencia de prensa en las afueras del hospital temporal del Parque de la Industria -un centro de convenciones estatal reconvertido- para enumerar una serie de situaciones “que son ya inadmisibles”, como la falta de pago desde hace 40 días o el suministro de comida podrida.

Uno de los 50 médicos que laboran en el hospital temporal que habló ante los medios subrayó que viven “una serie de situaciones que son ya inadmisibles. No es una demanda ni busca de pelea, sino estamos buscando que se respeten nuestros derechos básicos y una dignidad laboral”.

Otra médica, quien se conmovió durante su pronunciamiento, aseguró que no se trata de “señalar a nadie”, sino exponer lo que han visto: falta de personal (internistas, especialistas, intensivistas, neumólogos…), carencia de mascarillas, batas, lentes, limpieza y sanitización de áreas de descanso o comida en mal estado.

“No hablo de este hospital, sino de toda la red hospitalaria y de una problemática que no viene de este contexto, sino de décadas”, expuso la médica, que reservó su identidad.

Propuso gestionar “plazas atractivas con horarios atractivos”, pues “nadie va a querer dejar un trabajo por un trabajo temporal aquí. Si se pudiera crear contrato 011 (permanente), con la finalidad de garantizar prestaciones, seguro de vida…”.

Dijo sentir frustración, pero al terminar los turnos siente “bastante gratificación personal, al ver pacientes salir sin complicaciones. Podemos ver que lo que está en nuestras manos se ha hecho bien”, subrayó.

MÉDICOS EN RIESGO

Otro médico enfatizó que este lunes tuvieron que utilizar bolsas de plástico para cubrirse a sabiendas que “eso no protege” del virus y lamentó que haya un grupo de internistas que llegó a apoyar “pero por las medidas que tomó el centro se retiraron por verse muy perjudicados, ya que varios de ellos salieron contagiados”.

Según la Procuraduría de los Derechos Humanos, Guatemala ha contabilizado al menos 23 miembros del personal de salud contagiados por la enfermedad.

De acuerdo a la misma fuente, existe constancia de reporte de tres funcionarios de salud contagiados en el Centro de Salud de Puerto Barrios (departamento de Izabal, al noroeste), otros tres en el municipio de La Tinta en Alta Verapaz (norte), cinco en el hospital Roosevelt en Ciudad de Guatemala, nueve en el hospital de Chimaltenango y tres en un centro de atención para enfermos renales crónicos.

El médico que mencionó la salida de varios colegas contagiados esgrimió que incluso han visto cómo se les proporciona “comida podrida, en mal estado”, tanto al personal sanitario como a los pacientes, además de tener que utilizar “áreas de descanso que no están con la debida sanitización y realmente estamos con un real riesgo de contagio”.

Afirmó que tienen “toda la voluntad de servir al pueblo. La mayoría no estamos por dinero, sino por vocación, queremos ayudar a la gente, pero también debemos salvar nuestra propia vida, nuestra propia seguridad. Si no se nos garantiza esto, la gran mayoría estamos valorando renunciar”.

El portavoz improvisado del grupo llevaba consigo una mascarilla N95 y al ser consultado por quién se la proporcionó, indicó que “la que traigo es de mi propiedad. Nos dieron antes unas KN95, pero las primeras no eran originales y se rompían por lo que no daban la seguridad adecuada”.

UNA CARTA AL PRESIDENTE

Los médicos del hospital del Parque de la Industria enviaron una carta al presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, y a otras autoridades en la que solicitaban una reunión para expresarle sus necesidades y establecer una mesa de diálogo con el ministerio y entidades responsables.

Las autoridades, sin embargo, no han dado respuesta a esta propuesta de mesa de diálogo.

La médica que se mostró conmovida en un inicio, sugirió que se descentralicen las pruebas de hisopados y lamentó que solo haya un laboratorio que “responda”, pues eso afecta “a todos”, pero, en particular, “a los pacientes. Algunos llevan 10 a 12 días esperando un resultado y otros tienen casi un mes esperando el egreso”.

Además, destacó que a los pacientes asintomáticos se les podría enviar a casa a hacer confinamiento obligatorio, pues no necesitan de tratamiento, o enviarlos a otros sitio distinto, con el fin de reducir la población atendida en el Parque de la Industria.

Hasta este martes, Guatemala sumaba 1.114 casos positivos de coronavirus, 26 muertes y 975 casos aún activos, además de dos fallecimientos por causas ajenas al COVID-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí