Madrid,- El Gobierno español aprueba este viernes una nueva prórroga del confinamiento por el coronavirus, ya más flexible, mientras las regiones esperan la autorización del Ministerio de Sanidad para poner en marcha una nueva fase de la desescalada, con el foco puesto en Madrid, la región más afectada por la pandemia, pero que también la solicitó.

Según los últimos datos oficiales del Ministerio de Sanidad, ha habido una disminución de fallecimientos (213) en las últimas 24 horas, aunque la cifra total alcanza 26.070, mientras que los casos registrados (con pruebas PCR) se elevan a 221.447 y también van en retroceso.

Con estas cifras, el Ministerio de Sanidad considera que la pandemia ya está en franca retirada, aunque insiste en recomendar prudencia a la hora de desescalar el confinamiento, por el riesgo de un rebrote.

Por ello, el Gobierno solicitó esta semana mantener el estado de alarma, medida legal que permite limitar la libertad de movimiento y la reducción de actividad económica, y tras lograr la autorización del Congreso después de duras negociaciones, este viernes el Consejo de Ministros aprobará la prórroga.

No obstante, aunque se mantiene el confinamiento, desde el próximo lunes día 11 se entra en una nueva fase de la desescalada de esas medidas y, para ello, los gobiernos regionales han presentado al Ministerio de Sanidad su plan para esta nueva etapa, y deben justificar que están preparados para afrontar un posible rebrote de la enfermedad.

En este periodo se podrá visitar a la familia, comprar en el pequeño comercio sin cita previa, sentarse en la terraza de un bar o asistir a la iglesia, un alivio después de un duro confinamiento que comenzó el 14 de marzo.

También te podría interesar:   La inmunidad por los anticuerpos decae "muy rápidamente", según un estudio

Todas las regiones han pedido avanzar en el desconfinamaiento, aunque Cataluña, una de las más afectadas junto con Madrid, y Castilla y León, que tiene la tasa más alta de contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, excluyeron de esta nueva fase a parte de su territorio.

Pero el foco está en Madrid, la región más castigada por la pandemia, con 63.870 casos registrados (el 29 % del total de España), y 8.504 fallecidos (el 32 % del total nacional), y que ayer también solicitó entrar en la nueva fase, medida que provocó tensión en su gobierno de coalición de centro-derecha y llevó a la dimisión de la directora general de Salud Pública.

El Ministerio de Sanidad deberá responder, entre este viernes y el sábado, a las propuestas presentadas por los gobiernos regionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.