Asunción,- El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se trasladó este lunes a Ciudad del Este, en la frontera con Brasil, para supervisar la presencia militar en la zona, en concreto, en el Puente de la Amistad, que se ha convertido en uno de los principales puntos de entrada de los paraguayos varados en Brasil durante el cierre de las fronteras a causa de la pandemia.

El mandatario paraguayo anunció el pasado viernes su intención de redoblar el número de uniformados en la frontera con Brasil, al considerar que ahí “está la mayor vulnerabilidad”, dado el elevado número de casos de coronavirus del país vecino, con más de 7.000 muertos y por encima de los 100.000 positivos.

“Hoy verificamos los controles en el Puente de la Amistad, donde llevamos todo nuestro apoyo a las Fuerzas Militares y Policiales. A nuestros compatriotas se les garantizará el ingreso de forma ordenada para la cuarentena”, publicó Abdo Benítez en sus redes sociales.

Durante la visita, el presidente recorrió las instalaciones y las inmediaciones del Puente de la Amistad, incluidas las aguas del río Paraná, según informó Presidencia en un comunicado.

Desde que en marzo se decretó el cierre de fronteras, el Puente de la Amistad, que une Ciudad del Este con la brasileña Foz de Iguazú, comenzó a recibir a paraguayos procedentes de Brasil que se acercaban hasta el paso fronterizo con la intención de ingresar en el país.

En total, Paraguay ha repatriado en este tiempo a más de 2.200 nacionales varados en el exterior, de los que cerca de 1.700 se encontraban en Brasil.

Durante la pasada madrugada, Paraguay permitió el ingreso de mujeres y niños a través del Puente de la Amistad, según informó en sus redes sociales la Secretaría Nacional de Inteligencia, sin precisar cifras concretas.

La misma fuente agregó que a lo largo de la mañana llegaron hasta el lugar otros 80 paraguayos, también a la espera de poder entrar en Paraguay.

Aunque el acceso permanece cerrado para los ciudadanos, los camiones pueden ingresar y salir del país para garantizar el abastecimiento de la población.

No obstante, los transportistas amenazaron con dejar de ingresar mercancías en Paraguay como protesta ante la presencia de un albergue transitorio en la zona del Puente para paraguayos a la espera de entrar, queja a la que también se sumaron los funcionarios de Migraciones, tanto paraguayos como brasileños, por el temor a posibles contagios.

El presidente paraguayo se vio obligado a clausurar dicho albergue para evitar problemas con la entrada de mercancías en el país.

Paraguay ha registrado 396 casos de coronavirus desde el pasado 7 de marzo, cuando se detectó el primero, y en los últimos días se ha observado un aumento de los positivos en personas procedentes de Brasil.

De esos 396 casos, diez han fallecido y 126 se ha recuperado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí