San Salvador.- Agentes de la policía antidisturbios y de élite de El Salvador disuadieron este lunes dos protestas en “centros de contención” en las que las personas confinadas por el Gobierno reclamaban su salida, tras 40 días de guardar cuarentena y por la falta de los resultados de sus pruebas de COVID-19.

Las protestas se realizaron en el Palacio de los Deportes, en el centro de San Salvador, y en un edificio prestado por un iglesia evangélica, ubicado en una zona exclusiva de la capital salvadoreña.

En estos lugares supuestamente están confinadas personas que se saltaron la cuarentena domiciliar obligatoria y que fueron detenidas, pese a que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia prohibió esta práctica hasta que el Congreso emita una ley que lo permita.

Efe constató la presencia de miembros de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) y de la élite Sección Táctica Operativa, sin que se observaran acciones violentas por ambas partes.

La prensa local difundió vídeos en los que se observa a los antimotines replegar con sus escudos a las personas hacia el interior del recinto de la iglesia evangélica.

“No están engañando desde hace mucho tiempo, porque ahora nos quieren poner (agregar) otros 15 días de cuarentena” y “lo único que nosotros necesitamos es salir”, dijo uno de los confinados en un video difundido por periodistas.

El joven, que no fue identificado, también cuestionó las razones por las que no los dejan salir si no están contagiados.

Esta no es la primera protesta en un centro de confinamiento que se registra en el país, dado que el 17 de abril pasado un grupo de personas en un hotel denunciaron que sus derechos humanos eran violados al no dejarlas salir tras cumplir los 30 días de cuarentena estipulados por el Ministerio de Salud.

Estas personas colocaron carteles con mensajes como “queremos salir. 2 pruebas negativas, 35+1 días”; “Bukele déjanos salir. Estamos sanos, 35 días”; “Yo ya cumplí con la cuarentena #saquenosdeaquí”, según constató Efe.

El Gobierno mantiene confinadas a 2.394 por supuestamente violar la cuarentena y el presidente del país, Nayib Bukele, anunció que no acataría la orden del Supremo de frenar estas detenciones.

El Salvador detectó este domingo 65 nuevos casos de COVID-19, la cifra diaria más alta desde el comienzo de la pandemia, con lo que llegaron a 555, mientras que las muertes alcanzaron este lunes las 13.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí