Asunción.- Paraguay arrancó este lunes la primera fase de su “cuarentena inteligente”, como se conoce a la primera etapa de flexibilización de medidas, que permitió la reactivación de más del 50 % del sistema productivo y que se tradujo en un incremento del tráfico y del movimiento de personas en las calles.

Talleres, servicios de cobranzas, obras civiles, fábricas o servicios a domicilio volvieron a la actividad en esta primera etapa, que se prolongará hasta el próximo 25 de mayo, cuando el Gobierno evaluará si se pasa a la siguiente fase, con una duración de tres semanas, o si se vuelven a restringir movimientos.

En las calles de Asunción, el movimiento de personas y vehículos comenzaba a asemejarse a los días previos a la implantación de la cuarentena, sobre todo en los servicios de cobranzas, bancos y correos, coincidiendo también con los primeros días del mes.

El presidente del país, Mario Abdo Benítez, llamó a sus compatriotas a “ser solidarios con quienes todavía no pueden tener actividad en esta primera etapa”, como dijo este lunes en una videoconferencia desde el Palacio de Gobierno con algunos gobernadores del país.

“Esta Fase 1 tiene que ser exitosa y así ser solidarios con los demás actores económicos, que también se ven ya con una gran necesidad y están haciendo un gran sacrificio”, apuntó el mandatario.

Los efectos del parón económico provocado por la pandemia han provocado la suspensión laboral de 88.000 trabajadores formales, según los datos proporcionados el 1 de mayo por el Ministerio de Trabajo.

A eso se suman los más de 1,8 millones de trabajadores informales y cuentapropistas que han solicitado ayuda del Estado a través del programa Pytyvo, como muestran las cifras publicadas por el Ministerio de Hacienda.

Al igual que el presidente, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, pidió en esa videoconferencia, en la que también participó, que cada paraguayo asuma su “cuota de responsabilidad” para cumplir con la “cuarentena inteligente”.

“Cuando tengamos que hacer una evaluación de esta primera fase, no va a ser el Gobierno quien haga un examen al pueblo paraguayo, va a ser el virus”, comentó Mazzoleni.

Como ya ha repetido en otras ocasiones desde que se anunció la cuarentena inteligente, Mazzoleni insistió en que si las cifras de contagio empeoran durante estas fases el Gobierno podrá retroceder y volver a restringir movimientos.

Desde que se detectó el primer caso el pasado 7 de marzo, Paraguay acumula 396 positivos de coronavirus, con diez fallecidos y 126 recuperados, según los datos del Ministerio de Salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí