Viena,- La esterilización de equipos de protección personal (EPP) mediante radiación ionizante no debe ser aplicada a mascarillas faciales respiratorias porque “debilita sus filtros”, ha advertido este lunes el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en un comunicado.

En medio de la pandemia de la COVID-19, ese órgano del sistema de Naciones Unidas sí recomienda seguir aplicando la radiación en todos los demás EPP usados, ya que es “una herramienta establecida y eficaz de esterilización”.

“La escasez de equipos de protección para el personal que se encuentra en la primera línea de la lucha contra la pandemia sigue planteando un problema en muchos países”, recuerda la nota.

“Muchos gobiernos están tratando de ampliar la disponibilidad de EPP esterilizándolos con productos químicos, luz ultravioleta o radiación”, comenta en la nota Celina Horak, experta del OIEA en Procesamientos de Radiación.

Pero tras analizar “a petición de varios países” cinco estudios sobre el uso de las “radiaciones ionizantes (haces de rayos gamma y de electrones)”, el OIEA desaconseja usar esa tecnología para las mascarillas respiratorias, tipo modelos N95 y FFP2, que filtran al menos el 95 % de las partículas externas en el aire.

Esas coberturas de nariz y boca se diferencian de las mascarillas quirúrgicas, que básicamente “sólo protegen a los demás de las emisiones respiratorias del propio usuario”, recuerda la nota.

“Las pruebas realizadas por institutos de Francia, Israel, la República de Corea, Polonia y Estados Unidos demostraron que el nivel de radiación necesario para esterilizar las mascarillas respiratorias disminuía su capacidad de filtrado”, advierte el OIEA.

Por otro lado, destaca que en Brasil quedó demostrado que sí vale la pena esterilizar mediante radiación las mascarillas de tela, que tienen un efecto similar a las quirúrgicas y son utilizadas en muchos países por la población en lugares públicos.

“Incluso en una dosis más baja, la radiación es muy eficaz para eliminar los microorganismos que pueden haberse introducido durante el proceso de producción”, explica el investigador Pablo Vasquez, del Instituto de Investigaciones Nucleares y Energéticas (IPEN), que aplica la técnica a máscaras producidas por costureras locales.

La esterilización por radiación se utiliza desde finales de la década de 1950 para eliminar microorganismos, como bacterias, virus, hongos y esporas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí