Viena,  (EFE).- El aeropuerto de Viena ofrece a partir de mañana pruebas rápidas de coronavirus para, en caso de dar negativo, evitar la cuarentena de 14 días que es obligatoria al entrar en Austria.

Los viajeros que quieran entrar en Austria deben presentar un certificado médico que muestre un resultado negativo de COVID-19 con una prueba PCR que no sea anterior a cuatro días o, en caso contrario, someterse a una cuarentena.

El aeropuerto informa de que la prueba PCR que ofrecen cuesta 190 euros -se realiza en un laboratorio móvil- y su resultado se obtiene en unas tres horas.

La prueba de PCR es el método de referencia que se utiliza actualmente en la detección de la enfermedad, ya que permite el rastreo de cargas virales muy bajas.

La prueba en el aeropuerto -que se puede solicitar con una cita previa- también está disponible para pasajeros que salen de Viena y quieren demostrar con un certificado al llegar a su destino que no tienen la enfermedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí