Lisboa,- La celebración del 1 de Mayo en Portugal ha desatado la polémica al haberse reunido en Lisboa unas 800 personas para conmemorar la fecha en una concentración permitida por el Gobierno del socialista António Costa, pese a que rige aún el estado de emergencia, que prohíbe las manifestaciones.

La concentración había sido organizada por la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP) en la plaza de Alameda, donde cada año se festeja esta fecha, y contaba además con la participación del Partido Comunista Portugués (PCP), algo también habitual.

Cada año se produce en este lugar la manifestación más numerosa de Portugal por el Día del Trabajador, que tradicionalmente desfila después por una avenida cercana, y el plan este año era mantener al menos la reunión en la plaza.

El Gobierno lo permitió de forma concreta al renovar por última vez el estado de emergencia el pasado 17 de abril, cuando mantuvo la prohibición de desfiles y manifestaciones de cualquier tipo, aunque como excepción advirtió de que permitía “circular en espacios y vías públicas” para participar “en actividades relativas a las celebraciones del Día del Trabajador”.

Debían, sin embargo, mantenerse las normas de distancia social impuestas por las autoridades de salud, que en el balance de hoy han reiterado la necesidad de mantener las precauciones cuando el país, con 1.000 fallecidos y 25.300 contagiados, se prepara para iniciar su desescalada el próximo lunes.

La CGTP respetó las distancias mínimas marcando en el suelo la posición de cada asistente, pero la divulgación de imágenes aéreas de la plaza al final de la jornada en la que se veía la magnitud de la reunión ha desatado críticas de ciudadanos y de políticos.

Según el sindicato, se han reunido 864 personas distribuidas en 72 filas, lo que ha generado más de un centenar de comentarios en redes sociales que cuestionan que se haya permitido esta reunión mientras rige el estado de emergencia y, de forma excepcional este puente, se prohíba salir del municipio de residencia.

También ha estallado el líder de la oposición, Rui Rio (PSD, centroderecha), en su cuenta de Twitter.

“Miles de personas de la CGTP y del PCP en la calle celebrando el 1 de Mayo en pleno estado de emergencia es inaceptable”, ha dicho Rio, quien ha insinuado además que muchas de ellas se han desplazado entre municipios para asistir, contraviniendo la norma excepcional de este fin de semana.

“Para el Gobierno, la geringonça (la alianza que Costa mantuvo con comunistas y el Bloque de Izquierda en la anterior legislatura, entre 2015 y 2019) goza de un estatuto especial. ¡Así no!”, aseveró.

Tal ha sido el volumen de críticas que el ministro de Administración Interna (Interior), Eduardo Cabrita, se pronunció durante la noche.

“Según la PSP (Policía de Seguridad Pública), eran entre 500 y 600 personas”, ha dicho al semanario luso Expresso, donde elogió la “ejemplar organización y distancia social” de los organizadores de la celebración.

La concentración de hoy, agregó, prueba “que un estado de emergencia proporcional no suspende las libertades ni los derechos de los trabajadores”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí