Managua.- La primera dama y vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, afirmó este viernes que la pandemia de COVID-19 “exhibe la realidad” de países que calificó como “reinos de mentira”, debido a los efectos que sufren a causa del coronavirus.

“El COVID-19 ha exhibido, y sigue exhibiendo, la irrealidad de lo que nos quieren vender como paraísos, quieren vender como paraísos sistemas injustos, frágiles socialmente, esos reinos de mentira, todos han sido expuestos, la verdad ha sido expuesta ante nosotros”, dijo Murillo, en su alocución diaria.

La vicepresidenta brindó sus declaraciones un día después de que su esposo, el mandatario Daniel Ortega, arremetió contra el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por amenazar a China con aranceles.

Murillo, a quien Estados Unidos y Canadá impusieron sanciones económicas por “graves violaciones a los derechos humanos” en 2018 y 2019, no mencionó a ningún país, y en todo momento habló en la tercera persona del plural.

Para la primera dama, el COVID-19 mostró “esas grandes verdades, la hipocresía, la falsificación con la que nos han pretendido vender, y seguir vendiendo, superioridades, arrogancias, supremacías, dominios señoriales”.

En la víspera, Ortega había presumido de que Nicaragua solamente reporta 14 casos de COVID-19, que han dejado 4 muertos, pese a no seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar la propagación del nuevo coronavirus, contrario a los países más desarrollados, donde la pandemia ha dejado decenas de miles de fallecidos.

“ESPÍRITUS INFERNALES”

La vicepresidenta, quien tiene dos hijos con sanciones económicas internacionales, agregó que los destinatarios de sus palabras “son espíritus infernales y, entre tantas zozobras que vive el mundo, no tienen sentido del ridículo, la mezquindad y mediocridad, que se hace cada vez más evidente en la exposición de toda su flaqueza, debilidad y falsificación”.

“Quién ha decretado que unos son superiores a otros, Dios no ha dispuesto eso, Dios nos hizo a todos como hijos suyos, iguales, y nos han arrebatado nuestras riquezas, y pretenden seguirlas arrebatado, son imperios decadentes que, como castillos de naipes, han venido desplomándose, mostrando todas las mentiras, las falsedades, las injusticias, sobre las que han sido construidos”, agregó.

Murillo también tuvo palabras para los adversarios locales del Gobierno de su esposo, de quienes dijo tienen “discursitos falsos, odiosos”, y a quienes llamó “cara de barro”, una frase considerada vulgar en Nicaragua para referirse a las personas que no tienen vergüenza.

El Gobierno de Ortega ha sido criticado por opositores, médicos y científicos, debido a la escasa y confusa información que brinda sobre el COVID-19 en Nicaragua, que hace ver al país centroamericano como un caso único en el mundo, por no sufrir los estragos de la pandemia, pese a ir contra las normas internacionales de sanidad.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), han mostrado preocupación por el manejo de la pandemia en Nicaragua.

El caso es visto como asunto de derecho a la salud por parte de la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí