Santiago de Chile,- Un grupo de unos 50 ciudadanos de nacionalidad peruana acamparon por tercera noche consecutiva fuera del consulado de Perú en Santiago de Chile este jueves reclamando ayuda para regresar a su país en medio de la emergencia sanitaria del COVID-19.

Jean Rozas, uno de los integrantes del grupo, relató a Efe que lo que están buscando no es “ayuda humanitaria, sino el traslado a Perú” para poder volver a sus hogares.

“Esta situación está pasando a otro nivel. En mi caso tengo un familiar (en Chile) pero hay muchos que no tienen dónde quedarse, y esa es la ansiedad que pasan ahora estos compatriotas”, señaló.

Aglomerados frente al Consulado con tiendas de campaña y sus equipajes, siguen llegando peruanos a este improvisado campamento en el que también hay mujeres embarazadas, ancianos y niños que pasan a la intemperie las primeras noches de frío del otoño austral.

El regreso a sus países por cuenta propia es inviable para este grupo de personas, especialmente tras la crisis sanitaria provocada por el nuevo coronavirus, que ha agudizado sus condiciones de vida y ha dejado a algunos sin trabajo y sin poder mantenerse.

A Rosa Milagros y a sus dos hijas, de 7 meses y 2 años, las desalojaron de la habitación que alquilaban por falta de recursos. Ahora acampan frente al consulado con la esperanza de que las autoridades organicen algún traslado hasta Perú.

“¿Qué les doy de comer a mis hijas? ¿De dónde saco los pañales y la leche? Al estar allá nuestra familia cercana nos puede dar un plato de comida. Aquí no tenemos a nadie. Necesitamos un apoyo para volver”, explicó a Efe.

Se trata del segundo grupo de inmigrantes que se ven en la obligación de solicitar ayuda. Un grupo de bolivianos en la misma situación fueron trasladados este miércoles por las autoridades chilenas hasta la frontera donde están pasando una cuarentena preventiva antes de ingresar a su país.

Por su parte, la Coordinadora Nacional de Inmigrantes de Chile, una de las redes promigrantes más importantes de Chile, presentó este miércoles ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una solicitud de medidas cautelares en favor de los peruanos varados en Chile, que cifran en 350.

La organización argumenta a que los peruanos quedaron varados tras anunciarse el cierre de todos los pasos fronterizos como medida cautelar para contener la expansión del coronavirus.

Perú, con 33.000 casos de COVID-19 y cerca de 1.000 fallecidos, cerró todas sus fronteras el pasado 16 de marzo y decretó cuarentena obligatoria a nivel nacional. En Chile, donde el confinamiento es más suave, hasta este martes se registraron 16.023 contagiados y 227 fallecidos.

En la frontera entre ambos países la situación no ha estado exenta de dificultades: el pasado 14 de abril militares chilenos denunciaron ser objeto de disparos por parte de militares peruanos motivado por el ingreso de un ciudadano desde el país suramericano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí