Miami.- La multinacional Carnival repatriará a partir de esta semana a 10.000 tripulantes atrapados en sus cruceros debido a las restricciones de viajes impuestas por la COVID-19, una situación en la que están 1,2 millones de marinos en el mundo.

La compañía de cruceros con sede en Miami detalló que está reuniendo 18 cruceros en aguas del archipiélago de las Bahamas para repatriar en nueve de ellos a 10.000 tripulantes “sanos”, en una aparente alusión a los casos de COVID-19 que se han declarado en barcos turísticos de diversas empresas en todo el mundo.

Estos marinos quedaron atrapados en barcos de la compañía debido a las restricciones de viajes aéreos a Asia, África, Europa, India y América Latina por la COVID-19, según un comunicado de Carnival.

Otros 6.000 tripulantes partieron en días pasados de Australia y Long Beach (California) en otras tres embarcaciones y en vuelos chárter, mientras que unos 3.000 permanecerán a bordo para hacerse cargo de los cruceros.

Efe consultó con Carnival para conocer cuántos latinoamericanos y de qué nacionalidades hay entre los 10.000 que serán repatriados, así como detalles del plan, pero hasta ahora no obtuvo respuesta.

Según un comunicado publicado este jueves por la Cámara Naviera, hay 1,2 millones de marinos a bordo de 65.000 barcos comerciales y turísticos en el mar y “urge” la repatriación de unos 150.000.

El secretario general de la cámara, Guy Platten, denunció que en los últimos dos meses “el cambio de tripulación se ha detenido por completo”.

Los trabajadores de Carnival que serán repatriados fueron sometidos a un control de salud antes de ser autorizados para viajar, subrayó la compañía.

“A todos los miembros de la tripulación se les toma la temperatura diariamente y lo harán nuevamente durante el proceso de desembarque”, precisó Carnival.

Los 18 barcos han estado en varios puertos de Estados Unidos aprovisionando suministros y abasteciendo combustible para sus viajes.

Nueve de ellos navegarán a los destinos de los trabajadores y los miembros de la tripulación de estos navíos están radicados en Norteamérica.

Entre tanto, los otros nueve barcos pasarán la mayor parte de su tiempo en posiciones de anclaje en Las Bahamas o Panamá y eventualmente todos reducirán el número de su tripulación a los mínimos niveles.

Para mañana, 1 de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, la Cámara Naviera Internacional instó a las embarcaciones de todo el mundo a tocar sus bocinas en solidaridad con los varados y para demandar a los gobiernos que “faciliten una acción coordinada” de repatriación.

La “inacción continuada” hará que el número de 150.000 marinos continúe aumentando “a medida que más gente de mar requiera un cambio de tripulación”, agregó Platten.

La ICS y la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) señalaron que agradecerán con el sonido de sus bocinas a “1,6 millones de trabajadores que están en el mar y mantienen cadenas de suministro mundiales” de alimentos, combustible y bienes, incluidos artículos médicos de urgencia.

Antes del 13 de marzo, cuando Carnival suspendió sus operaciones debido al nuevo coronavirus, un total de 29.000 tripulantes estaban embarcados en 27 cruceros, de los cuales unos 10.000 fueron enviados a sus países vía aérea en medio de la pandemia de SARS-CoV-2.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here