Londres,- El Gobierno británico no concretará por ahora su estrategia para levantar las actuales restricciones que buscan frenar la pandemia de coronavirus, pues no sería “responsable” sin antes disponer de nuevas evidencias científicas, dijo este miércoles el ministro de Exteriores, Dominic Raab.

El jefe de la diplomacia del Reino Unido asumió en los Comunes el lugar del líder conservador, Boris Johnson, durante la sesión de preguntas al primer ministro, quien anunció hoy el nacimiento del bebé que esperaba su prometida Carrie Symmonds.

Es la segunda ocasión en la que Raab asume este papel en la Cámara de los Comunes, ya que la pasada semana el jefe del Ejecutivo británico continuaba convaleciente de la COVID-19.

El ministro aclaró que el Gobierno “no puede” de manera “responsable” dar ningún calendario ni revelar detalles sobre qué se hará a partir de ahora para ir levantando las medidas de distanciamiento social, sin contar primero con más información por parte de la comunidad científica.

Lo hizo ante la insistencia del nuevo líder del opositor Partido Laborista, Keir Starmer, que presionó al titular de Exteriores para que publique la estrategia del Ejecutivo para que el país vaya recuperando la normalidad.

Starmer subrayó que su formación “respalda” las actuales restricciones y aseguró que el Laborismo quiere “apoyar” al Gobierno, aunque para ello necesitan conocer cuáles son sus planes en este sentido.

Pidió al Ejecutivo que sea “abierto con los ciudadanos sobre qué va a ser lo siguiente”, entre otras cosas para poder permitir a colegios o empresas “planificar con tiempo”.

Recordó los comentarios hechos por Boris Johnson esta semana sobre el “aparente éxito” que está teniendo el confinamiento en el país y enfatizó, por el contrario, que el Reino Unido “posiblemente va camino de tener la peor tasa de mortalidad en Europa”.

Con relación a este punto, el ministro de Exteriores afirmó que “no es en absoluto cierto”, como le reprochó la oposición, que la actual situación de la pandemia esté “empeorando”.

Raab añadió que es “demasiado pronto para establecer comparaciones a nivel internacional”, al tiempo que recordó que ahora se tiene mucha más información sobre el virus que al comienzo del brote.

Starmer también exigió explicaciones por la situación específica que se vive en las residencias de ancianos, después de que se desvelaran ayer datos parciales sobre esos centros, donde se sumaron al menos 4.343 víctimas mortales a la última cifra de 21.678 fallecidos en hospitales que actualiza cada día el Gobierno.

Según Raab, el Ejecutivo cuenta con “un amplio plan para redoblar los test en los hogares de ancianos y para mejorar la manera en que los equipos de protección personal (EPI) se distribuyen”.

“Se trata de un desafío que debemos afrontar y podemos afrontar a fin de asegurarnos de que las muertes bajan (en las residencias de ancianos) como hemos visto en los hospitales y en el país en general”, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí