POLONIA.-El director de un hospital de Varsovia, será despedido por haberse negado a realizar un aborto autorizado.
El médico Bogdan Chazan rehusó llevar a cabo el procedimiento porque era contrario a su fe católica.
La mujer solicitó que le practicaran un aborto después de que le fuera comunicado que su hijo no viviría debido a unos “graves defectos faciales”.

Frente a eso, las autoridades han concluido que el director del hospital estaba obligado por ley a remitir la intervención a un médico del hospital.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí