Lima.- Perú llegó este viernes a los cuarenta días de inmovilización ciudadana por la epidemia de la COVID-19, con una cifra total de 634 muertos y un notorio descenso de nuevos casos detectados, que alcanzaron la mitad de los últimos días.

Según el último informe del Ministerio de Salud (Minsa), el total de infectados llegó a 21.648, 730 más que la jornada anterior, una cifra que llega a la mitad del promedio de 1.500 diarios reportados durante esta semana con aproximadamente también el mismo número de pruebas realizado.

Aunque el número de fallecidos se incrementó en 62, la tasa de mortandad también se mantuvo en menos del 3 % del total, equivalente a la mitad del promedio mundial.

Tras haber anunciado el jueves que las medidas de aislamiento ciudadano se mantendrán hasta el próximo 10 de mayo, el presidente Martín Vizcarra no presentó este viernes su habitual informe y rueda de prensa virtual desde el Palacio de Gobierno.

ÚLTIMAS CIFRAS

Las autoridades sanitarias mantuvieron la gran cantidad de pruebas diarias para detectar los casos de COVID-19, al realizar 13.111 durante las últimas 24 horas, con lo que se alcanzó una cifra nacional de 198.349 exámenes.

Del total de infectados, 3.194 fueron hospitalizados, 280 más que en la víspera, y 505 de ellos permanecen con ventilación mecánica en unidades de cuidados intensivos, que en las últimas horas recibieron a otras 38 personas y aún mantienen un margen de atención, al tener el país poco más de 600 de estas camas especializadas.

Se informó, además, que 74 personas fueron dadas de alta, con lo que el total de recuperados desde que se desató la enfermedad en el país llegó a 7.496.

LIMA Y EL CALLAO CON MÁS CASOS

El reporte del Minsa detalló que Lima, una ciudad con diez millones de habitantes, sigue teniendo el mayor número de infectados hasta la fecha, al sumar 14.814 casos, seguida por la provincia portuaria anexa del Callao, con 1.591.

Tras estas grandes ciudades, las localidades del norte del país son las más afectadas, con Lambayeque, con 974 casos, Loreto, con 708, Piura, con 585, y La Libertad, con 410.

En el sur, la mayor cantidad de casos se han detectado en Arequipa, con 311, mientras que Puno y Huancavelica muestran el menor impacto de la epidemia en el país, con 34 y 23 infectados, respectivamente.

MARCHAS

Mientras, miles de ciudadanos de todo el país prosiguieron durante la jornada con las movilizaciones que arrancaron a principios de semana para conseguir regresar a sus ciudades de origen, agudizando una crisis humanitaria y sanitaria de difícil solución.

Grupos de personas partieron caminando desde Lima, el epicentro de la infección en el país, rumbo a Cuzco, a más de 800 kilómetros, como forma de exigir al gobierno que habilite y facilite el traslado interprovincial, prohibido desde que arrancó el estado de emergencia en el país.

En otras provincias, como Arequipa, también vieron como grupos de ciudadanos iniciaban el regreso caminando a sus hogares, en esta ocasión rumbo a Lima.

Miles de personas han quedado varadas lejos de sus hogares desde que se decretó la inmovilización general, y si bien se han producido ya varios vuelos y viajes para el retorno de estas personas, el problema empeora cada día que pasa debido a que los recursos comienzan a escasear.

El miedo del gobierno es que el regreso sin control exponga a más personas al virus y expanda la enfermedad hacia lugares que todavía no han sido expuestos.

EL FUTURO INMEDIATO

Al respecto, el ministro de Salud, Víctor Zamora, indicó que durante las dos próximas semanas que se prolongará el estado de emergencia nacional es muy probable que se presenten más casos en el sur del país y que en el norte se produzca un descenso progresivo.

Zamora señaló en la cadena América Televisión que la población peruana tiene “distintos comportamientos” por regiones y eso hace que las proyecciones deban ser analizadas “con mucho cuidado”.

“Parte de las proyecciones es que empiece a detenerse la curva general del país”, adelantó antes de agregar que la enfermedad se ha desplazado en Lima “de manera lateral y ascendente”, desde los barrios de clase media hacia distritos populosos, donde se observa mayor movimiento ciudadano a pesar de las restricciones ordenadas por el Gobierno.

El ministro también aseguró las medidas de reclusión domiciliaria y cuarentena han sido positivas, porque sino se hubieran aplicado el número de muertos y contagiados en el país hubiese sido mucho mayor.

SITUACIÓN EN COLEGIOS Y UNIVERSIDADES

Después de que el presidente Vizcarra confirmara este jueves que las clases escolares y universitarias se mantendrán a distancia durante todo el año, el ministro de Educación, Martín Benavides, sostuvo que las instituciones educativas deberían ajustar sus pensiones de acuerdo al servicio que brindan.

Benavides dijo que el Ministerio de Educación está mejorando la regulación para que estas instituciones den información clara sobre los servicios que ofrecen durante la emergencia nacional y adelantó que se sancionará a las que no sean transparentes.

El ministro acotó que, en el caso de las universidades, la implementación y supervisión de las medidas de control estará a cargo de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí