Quito.- Para los habitantes del barrio La Comuna de Quito la pandemia del coronavirus tiene muchas caras, una de ellas, el hambre, les ha llevado a izar decenas de banderas blancas por sus calles como petición de ayuda a las autoridades.

“Me dijeron aquí que tengo que poner (la bandera), necesitamos que venga ayuda. La puse porque aquí no se puede salir”, dijo a Efe José Acipuela Pantoja, de unos 60 años y veterano de una barriada que se encuentra sobre una de las laderas del imponente volcán Pichincha.

SÍMBOLO DE NECESIDAD

En la puerta de un patio-aparcamiento que sirve de taller mecánico, cerrado desde hace mes y medio por la situación de emergencia nacional que vive el país a raíz del coronavirus, Acipuela pide la ayuda del Municipio para llevarse algo a la boca.

“Me dijeron que viene ayuda de alguna parte. Eso dice el vecino de aquí al lado y el vecino de al frente. Me dijeron que ponga la bandera y que espere que ha de llegar, y ahí van a hacerme algunas preguntas”, proclama.

Como muchos moradores de este modesto barrio -unos 8.000, según los propios vecinos-, su bandera espera la llegada de alguno de los camiones de asistencia del Patronato San José, fundación de ayuda del Municipio.

Otros la tienen porque necesitan medicinas o algún tipo de asistencia social por ser discapacitados.

“No se cuántas banderas hay colocadas porque no salgo más que a la esquina y me vuelvo”, dice resignado este vecino, pero Efe ha constatado alrededor de treinta en apenas cuatro calles del barrio.

EL PAQUETE SABE A POCO

Desde que comenzó la pandemia, que ha castigado especialmente a la otra urbe más importante de la ciudad, Guayaquil, el Municipio de Quito ha repartido miles de kits de ayuda por los barrios más pobres de la ciudad.

“Por aquí pasaron hace dos días”, confirmó a Efe Jeidi Burbano, de 39 años, casada y madre de dos hijos, una de 14 y el otro de apenas año y medio.

Pero también lo han hecho, ayer jueves, por el de Señor de los Milagros, Catzuquí de Moncayo, José Peralta y San José Obrero, y otros muchos.

Costeña de apariencia física, Burbano relató a Efe que en su bolsa dejaron “2 kilos de azúcar, 2 kilos de arroz, 2 latas pequeñas de sardinas y una funda (bolsa) de fideos”.

Pero “eso no es suficiente”, añade, “si los miembros de la familia son cuatro, alcanzará para dos o tres días”. A su juicio, “deberían venir dos veces por semana”.

Y el caso de Burbano no es ni mucho menos dramático en comparación con el de otros millones de ecuatorianos que han perdido su trabajo, o peor aun, que viven del trabajo informal y ya no pueden salir a la calle en busca de sustento; no, sin exponerse a una multa.

En Ecuador, un país de 17 millones de habitantes, el 60 por ciento de la mano de obra es “informal”, y el decreto de aislamiento del 16 de marzo los ha despojado de la posibilidad de mantenerse.

“Somos afortunados, con mucha gratitud con Dios. Porque con esta situación de que la mayor parte de las personas no pueden trabajar, que mi esposo pueda hacerlo es una bendición de dios”, afirma Burbano.

Su marido es guarda de seguridad en una pizzería y gana el sueldo básico, 400 dólares, para muchos, toda una fortuna en los tiempos que corren.

UN BARRIO “MODESTO”

Las pequeñas viviendas de La Comuna, con muchas de sus paredes desgarradas y kilométricos cables colgantes a su alrededor, son indicio del modesto nivel socieconómico de sus habitantes, aunque sus pequeñas calles están asfaltadas y salpicadas por alguna que otra vivienda bien conservada e incluso, aquí y allá, por coches.

“Es un barrio modesto”, grita sin identificarse una vecina de esas casas más “lujosas” desde una azotea en un tercer piso.

“Nosotros no hemos colgado (bandera)”, se justifica, pero “también se nos va a terminar pronto la comida”.

Ubicado en la parte centro de la ciudad, cerca de un telesférico que conduce a una de las vistas más imponentes de la capital, donde la pandemia afecta a unas 1.500 personas, alrededor de un 6 % de los casos de contagio a nivel nacional (22.719).

Se trata de un porcentaje relativamente bajo si se compara con Guayaquil, la Wuhan ecuatoriana con la mitad de los contagios nacionales, y más aún si se tiene en cuenta su población de 2,2 millones de habitantes.

SITUACIÓN INSOSTENIBLE

Pero a sus 2.850 metros de altitud, sobre el llamado corredor andino, la crisis socieconómica no ha conseguido saltar sobre la histórica capital ecuatoriana.

“Aquí trabaja un maestro mecánico y mi hijo que es electricista. Como no pueden trabajar no abren, por eso paso yo aquí cuidando”, explica Acipuela, una circunstancia que ha dejado sin bocado a miles.

Las banderas blancas en varias calles de La Comuna son en ese sentido un símbolo de una situación insostenible, un llamado de atención ante la creciente carencia de la población en todo el país, y de que el hambre aflige no menos que el coronavirus.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí