San Salvador.- Las autoridades de seguridad de El Salvador se encuentran en alerta este sábado luego de que el país viviera una jornada violenta el viernes con al menos 17 homicidios, cifra que rompe con los promedios diarios de un dígito que el país venia registrando.

Diversos reportes de la prensa local, que citan a fuentes de la Policía Nacional Civil (PNC), señalan que durante el viernes se dieron entre 17 y 23 asesinatos, sin que las autoridades hayan confirmado o desmentido los datos.

El presidente del país, Nayib Bukele, ordenó cerca de la madrugada de este sábado que las cárceles que albergan pandilleros entraran en “emergencia máxima” a raíz de la “información de inteligencia de órdenes de homicidios emitidas desde ahí”.

“Encierro absoluto 24 horas al día, durante todos los días, mientras se realizan los operativos policiales”, añadió el mandatario en un mensaje en su cuenta de Twitter en la que etiquetó al director de Centros Penales, Osiris Luna.

El mandatario añadió que “los cabecillas irán a aislamiento solitario” y no tendrán “nada de contacto con el exterior”.

La legislación salvadoreña otorga al Ejecutivo la facultad de decretar dicho estado en las prisiones, pero debe ser ratificado por jueces de Vigilancia Penitenciaria.

La orden del presidente salvadoreño extremar el régimen de seguridad en las cárceles es usual en momentos en los que la violencia despunta en el país.

Tras el anuncio de Bukele, el fiscal general, Raúl Melara, indicó la Unidad Antipandillas que “lidere las investigaciones necesarias para dar con los responsables de estos homicidios”.

“En estos momentos es cuando es Estado debe unirse para combatir el delito”, acotó el jefe del Ministerio Público.

La PNC informó esta mañana la detención de tres supuestos pandilleros identificados como Felipe Méndez, Moisés Méndez y Saúl Hernández, esté último señalado de ser líder de una estructura de “maras”.

Las autoridades no han detallado si los homicidios del viernes están relacionados con purgas dentro de las estructuras criminales, intentos de ampliar el control en sus territorios o si son asesinatos de civiles que se han saltado la cuarentena por el COVID-19.

El Salvador se encuentran bajo estado de emergencia y una cuarentena domiciliar obligatoria a raíz de la pandemia del COVID-9 y, según la prensa local, las principales pandillas ordenaron a los pobladores de la zonas que controlan respetar el confinamiento bajo amenazas de muerte.

Este viernes, de confirmarse las cifras, se convertiría en uno de los días con más asesinatos desde que Bukele llegó al poder el 1 de junio de 2019. El primer lugar lo ocupa el 20 de septiembre de 2019 con al menos 17 asesinatos.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por sus altas tasas de homicidios, mismas que se han reducido paulatinamente desde 2015 con 103 por cada 100.000 habitantes hasta un índice de 36 en 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí