Montevideo.- Uruguay confirmó este viernes su primer caso positivo de COVID-19 en el asentamiento irregular El Monarca, ubicado en la zona noreste de Montevideo, y despierta la preocupación de las autoridades.

Así lo anunció a la prensa el ministro de Desarrollo Social, Pablo Bartol, quien señaló que ya están trabajando en un plan de contención con referentes del barrio para evitar que haya un contagio masivo.

La situación de los asentamientos es de las que más preocupa al Gobierno uruguayo ya que en estos sitios viven muchas familias en malas condiciones sanitarias y de infraestructura porque las casas suelen ser ranchos irregulares de lata, madera o ladrillo.

“Se ha visitado a la familia, es un muchacho que vive con sus padres, están en la casa, no han salido. Él a su vez cuidaba a otra familia y también se ha hisopado a las familias, se les ha llevado canastas de comestibles así que por ahora es un acompañamiento social de contención, de preocupación por su situación”, detalló Bartol.

Asimismo, el ministro enfatizó que en la próxima semana irán al asentamiento a vacunar a la población contra la gripe y se les hará test de COVID-19 a los vecinos del lugar.

Esta acción también se piensa replicar en otros asentamientos del país para “descubrir tempranamente” cualquier caso positivo.

Bartol enfatizó que una de las cosas que más le preocupa es la capacidad que tengan las personas que viven en estos lugares para “mantener el aislamiento” entonces están evaluando la posibilidad de trasladar a las personas que den positivo a otros sitios donde puedan permanecer recluidos sin infectar a otros.

En el caso del positivo de El Monarca, Bartol subrayó que tiene posibilidades para quedarse en casa por lo que no se hará ningún traslado.

“Los distintos servicios del Ministerio tienen trabajo en El Monarca que es un asentamiento muy conocido de la ruta 8 contra el arroyo Carrasco, son tres asentamientos que están juntos”, narró

Desde el 13 de marzo, cuando se decretó la emergencia sanitaria en Uruguay, y hasta este martes, se registran en el país suramericano 563 casos positivos y 12 fallecidos.

Además del tripulante del Greg Mortimer, que no aparece reflejado en esa estadística oficial, en los primeros días de la enfermedad en Uruguay falleció una mujer de 82 años que estaba contagiada pero cuyo deceso, según los facultativos, se debió al cáncer terminal que padecía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here