Guatemala.- Guatemala sumó este jueves la undécima muerte por el coronavirus y contabilizó 42 nuevos casos del COVID-19, la cifra más alta diaria desde que se detectó el primer positivo el 13 de marzo, informó una fuente oficial.

El presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, detalló en cadena nacional que con los 42 nuevos casos se llegó a 384 en total, además de once fallecidos por el virus tras el deceso de este jueves.

De acuerdo a Giammattei, los 42 nuevos casos fueron detectados tras realizar alrededor de 450 pruebas en las últimas 24 horas.

El mandatario también señaló que hay cinco personas en “respiración asistida” actualmente del total de enfermos y 30 personas se han recuperado de la enfermedad nacida en China.

El ministerio de Salud guatemalteco precisó que el 55 por ciento de los 384 casos se encuentran en la región central del país, donde se ubica la Ciudad de Guatemala.

Los departamentos del oeste de Guatemala, que colindan con México, ocupan el segundo puesto en cuanto a regiones con el 20 por ciento del total de casos de coronavirus en el territorio. El norte, este y sur se reparten el porcentaje restante (25 %).

La cifra de contagiados divulgada este jueves es la más alta de todas las difundas a diario por el Gobierno de Guatemala desde que se detectó el primer positivo en el país, el 13 de marzo, en un adulto de alrededor de 30 años procedente de Europa.

UN MES BAJO TOQUE DE QUEDA

Guatemala cumplió este jueves un mes bajo el toque de queda implementado debido al COVID-19, a la espera del pico en los últimos días de abril y las primeras dos semanas de mayo según advirtió Giammattei semanas atrás.

El país centroamericano sufre especialmente por “los ingresos de la población que han mermado”, según aseveró también este mismo jueves el ombudsman guatemalteco, Jordán Rodas Andrade.

La imposición hace un mes del toque de queda, de cuatro de la tarde a cuatro de la mañana, llegó como una medida impuesta por el presidente para reducir la expansión del coronavirus.

La normativa, sin embargo, fue flexibilizada desde el pasado lunes de seis de la tarde a cuatro de la mañana, una decisión que, según el razonamiento de Giammattei, permitiría evitar aglomeraciones en supermercados y entidades bancarias.

El toque de queda y el confinamiento general ordenado desde el 16 de marzo han reducido los desplazamientos, pero más del 70 % de la población económicamente activa -siete millones de personas- viven en la informalidad y deben salir en busca de ingresos.

Guatemala registró su primer caso positivo del COVID-19 el 13 de marzo pasado y tres días después Giammattei decretó la suspensión de clases y del transporte público, además del cese de labores a nivel público y privado y cierre de fronteras.

Giammattei, sin embargo, se retractó un día después y permitió trabajar a cualquier empresa que lo deseara siempre y cuando cumpliera con medidas sanitarias, le notificara al ministerio de Economía y consiguiera transporte privado para sus empleados.

El paÍs centroamericano cuenta con la posibilidad de hacer alrededor de 300 y 400 pruebas a diario para detectar portadores del virus, según datos del ministerio de Salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí