Nueva York.- La compañía aérea Delta Airlines arrancó 2020 con unas pérdidas netas de 534 millones de dólares en el primer trimestre, frente a las ganancias de 730 millones que obtuvo el pasado año, como consecuencia de la caída en los desplazamientos y las medidas de confinamiento a raíz de la crisis de la COVID-19.

La aerolínea, con sede en Atlanta (EE.UU.), registró una pérdida neta por acción de 0,84 dólares, frente a las ganancias de 1,09 dólares que reportó durante los tres primeros meses de 2019.

En cuanto a la facturación, Delta ingresó 8.592 millones de dólares en el primer trimestre de este año, una disminución del 18 % con respecto al ejercicio anterior, cuando logró una facturación 10.472 millones.

Esto también implicó una disminución de los gastos operativos, que alcanzaron los 9.002 millones de dólares, un 5 % menos que entre enero y marzo de 2019.

El primer ejecutivo de Delta, Ed Bastian, aseguró este miércoles en un comunicado que se trata de “tiempos sin precedentes” para la industria y señaló que las restricciones gubernamentales a los viajes y las órdenes de confinamiento habían sido efectivas para ralentizar la expansión del virus, pero que también han impactado “de forma severa en la demanda a corto plazo para viajar”.

Este hecho ha reducido las expectativas de ingresos de la compañía para el segundo trimestre en cerca de un 90 % comparado con el año anterior, según Bastian.

“Delta está tomando acciones decisivas para priorizar la seguridad de nuestros empleados y clientes y proteger nuestro negocio y reforzar la liquidez”, dijo el primer ejecutivo, quien agradeció al presidente, al congreso y el apoyo bipartidista a los planes de estímulos que prevén un importante paquete de ayudas a las aerolíneas estadounidenses, fuertemente golpeadas por el coronavirus.

A su juicio, el programa de ayudas ayudará a salvaguardar los puestos de trabajo de Delta mientras el país se recupera.

Delta también detalló algunas de las medidas que han llevado a cabo para reducir el impacto del virus en su negocio, como reducir su capacidad de vuelos nacionales en un 80 % y un 90 % en operaciones internacionales.

Los resultados de la aerolínea superaron ligeramente las expectativas de los inversores de Wall Street, que esperaban unas pérdidas por acción de alrededor de 70 centavos, en vez de los 51 centavos que registró.

Esta mejoría por encima de las previsiones motivaron subidas en los títulos de la aerolínea en las operaciones electrónicas previas al inicio de la sesión en Wall Street, cuando los títulos de Delta subían un 2,51 %.

En lo que va de año las acciones de la aerolínea han perdido más de un 60 % de su valor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí