Quito.- Ecuador registró este lunes 507 fallecidos oficiales y 10.128 positivos por COVID-19, 6.921 de los cuales se reportaron en la provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, y que ostenta el 68,3 por ciento de contagios de todo el país.

A los 507 fallecieron a causa de la enfermedad confirmados, se suma el registro de 826 probables decesos por COVID-19, que no fueron sometidos a una prueba diagnóstica, informó la ministra de Gobierno y presidenta del Comité nacional de Operaciones de Emergencia (COE), María Paula Romo, en una comparecencia virtual.

En ella avanzó que después del primer mes de emergencia sanitaria en el país por coronavirus, el Gobierno “abrirá” los datos de diferentes organismos relativos a la pandemia, después de que la semana pasada se produjera un desfase de unos 1.400 positivos no advertidos oficialmente.

Romo precisó que desde el inicio de la emergencia hasta la fecha se han realizado 32.453 muestras para COVID-19, de las que en 10.128 casos se confirmó la presencia del virus y 9.736 fueron descartados.

De los contagiados 8.091 se encuentran en situación de aislamiento domiciliario, 256 hospitalizados en condición estable y 124 en hospitales bajo pronóstico reservado.

Por provincias, Guayas encabeza el número de fallecimientos con 232, y le siguen El Oro, con 56, Pichincha con 44, Manabí con 43.

En cuanto a positivos, Guayas aglutina 6.921, mientras que Pichincha tiene 841 casos, El Oro 266 y Azuay 232.

El viceministro de Salud, Francisco Javier Solórzano, habló en la misma comparecencia del “desafío de poder reducir el rezago” entre la toma de pruebas y los resultados.

Manifestó que desde el pasado viernes se han realizado 3.900 pruebas con una capacidad máxima para realizar 1.400 diarias, y que se reemplazó el equipo que procesaba los exámenes de PCR en el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi), al que se ha sumado un laboratorio adicional en la península de Santa Elena, con mayor capacidad para arrojar resultados.

Solórzano confió en que a lo largo de esta semana se produzca “una reducción significativa entre la brecha” creada “por las muestras tomadas y las pruebas procesadas”.

La responsable del COE nacional dio a conocer nuevas medidas para reducir la propagación del virus, como una revisión del sistema de emisión y uso de salvoconductos.

“En los últimos días hemos visto malos usos del salvoconducto, sobre todo en Guayaquil”, refirió Romo quien se mostró sorprendida por la gran circulación de ciudadanos el fin de semana y de familias enteras para realizar actividades cotidianas.

Por este motivo, el Gobierno ha dispuesto que a partir de esta semana los beneficiarios de salvoconductos van a tener que volver a validarlos ante las autoridades, con especial agilidad y diferenciación para actividades particulares imprescindibles y sectores estratégicos.

“Todo el país tendrá que volver a obtener salvoconductos”, enfatizó la ministra y advirtió que quien haya hecho mal uso de estos pases especiales se le negará la expedición de uno nuevo.

A día de hoy, más de dos millones de personas disponen de salvoconducto en Ecuador -que tiene más de 17 millones de habitantes-, en el marco de la emergencia sanitaria y estado de excepción, informó la autoridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí