Panamá,- La empresa Cobre Panamá, de la canadiense First Quantum, que opera la mina a cielo abierto más grande de la región, dijo este sábado que colabora con las autoridades en el cumplimiento de los protocolos sanitarios luego de que uno de sus trabajadores murió y cerca de una docena diera positivo por la COVID-19.

La empresa señaló en un pronunciamiento público, al que tuvo acceso Efe, que está casi por completar el desalojo de más de 2.000 que quedaron dentro de la minera tras el cierre temporal de las operaciones y el establecimiento de un cerca sanitario por el Ministerio de Salud (Minsa).

El desalojo se realiza de manera conjunta con el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) y la Policía Nacional (PN), y de esos 2.000 ya han sido trasladados 1.200 trabajadores.

De ellos, 700 ya se encuentran en sus casas, mientras que unos 500 se mantienen en cuarentena en hoteles que funcionan como hospitales en la provincia central de Coclé, donde opera la mina.

El último paso será el traslado de unos 800 colaboradores, luego de que terminen una cuarenta preventiva de 14 días adicionales dentro de la mina, decretada por el Minsa el día miércoles.

La compañía aseguró que de los más de 7.000 colaboradores que tiene actualmente Cobre Panamá, la mina logró evitar el ingreso de más de 4.200 antes de la implementación del cerco sanitario.

Destacó que el personal del Mmisa, Mitradel, el sindicato minero mayoritario Utramipa y la gerencia de Cobre Panamá se reunieron este viernes para supervisar el plan de desalojo para los próximos días y hacer las inspecciones de los lugares desinfectados.

También te podría interesar:   Tokio 2020 se replantea el escenario para los Juegos Olímpicos

La empresa dijo que mientras se completa el desalojo incrementará las medidas de prevención y los protocolos establecidos por las autoridades para los colaboradores en cuarentena, como la renovación de los equipos de higiene y desinfección de las áreas desalojadas.

El gerente de Cobre Panamá, Keith Green, afirmó que “Nuestras estadísticas revelan que los protocolos implementados (disponible en nuestro website) han dado buenos resultados”.

Además, Green adelantó que más de 200 colaboradores que están fuera de la mina coordinan “la entrega de casi medio millón de dólares en donaciones al gobierno nacional, que la empresa está aportando solidariamente para ayudar a Panamá a ganar la guerra contra el COVID-19”.

Cobre Panamá resaltó también que “para mantener los estándares de seguridad medioambiental que protegen a nuestras comunidades vecinas y preservan los equipos mineros es imprescindible realizar algunas actividades de bajo ritmo”.

La empresa aclaró en su momento que el fallecido era un trabajador de una de sus contratistas quien presentó síntomas similares a los de una gripe, fue evacuado de las instalaciones, y su muerte ocurrió fuera de la mina.

El Sindicato Industrial de Trabajadores/ras de la Construcción de Minas y Desarrollo de la Minería (STM) ha señalado que desde el 20 de marzo planteó la suspensión inmediata de las operaciones.

Cobre Panamá es una mina a cielo abierto con inversión de unos 6.100 millones de dólares que comenzó a exportar concentrado de cobre en junio pasado, principalmente a China.

Panamá, que confirmó su primer caso de COVID-19 el 9 de marzo pasado, es el país más castigado por la enfermedad en Centroamérica: acumula 116 defunciones y 4.210 contagios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí