Montevideo.- Un tripulante del buque australiano Greg Mortimer, anclado frente al puerto de Montevideo y con buena parte de su pasaje afectado por COVID-19, murió este viernes en un centro médico de la capital uruguaya y se convirtió en el décimo fallecido en el país suramericano por esta enfermedad.

“Un ciudadano filipino, miembro de la tripulación del buque Greg Mortimer, falleció hoy a causa del coronavirus. Les hacemos llegar a su familia y seres queridos nuestras condolencias. Lo lamentamos mucho”, escribió el canciller de Uruguay, Ernesto Talvi, en su cuenta oficial de Twitter.

El tripulante, de 48 años y sin patologías previas, según informa la prensa local, estaba internado en el Centro de Asistencia del Sindicato Médico del Uruguay (Casmu), de la capital montevideana, después de haber sido evacuado por problemas respiratorios, al igual que otros compañeros suyos y varios pasajeros de la embarcación.

Poco antes de este fallecimiento, el canciller había informado en la misma red social de que “de las 11 personas del buque que fueron internadas en el Casmu y en el HB (Hospital Británico) quedan solo tres”, después de que un hombre indonesio, también perteneciente a la tripulación, recibiera el alta este viernes.

El barco Greg Mortimer, de la empresa australiana Aurora Expeditions, partió de Ushuaia (Argentina) hacia las Islas Canarias (España) con 132 pasajeros y 85 tripulantes y llegó a Montevideo cuando uno de sus ocupantes, el primero que debió ser evacuado, el 31 de marzo, tuvo problemas físicos.

La Cancillería, en colaboración con varias embajadas y los Ministerios de Salud Pública, el de Defensa, el del Interior, el de Transporte y Obras Públicas y el de Economía y Finanzas, coordinó sendos corredores humanitarios para trasladar a los pasajeros del barco hasta el Aeropuerto Internacional de Carrasco para su repatriación.

El primer operativo tuvo lugar el 11 de abril, con el traslado de 112 ciudadanos australianos y neozelandeses hacia el aeródromo para que abordaran un vuelo hacia Melburne (Australia), mientras que el segundo se desarrolló cuatro días después, con la evacuación de 15 pasajeros estadounidenses, canadienses y de varias nacionalidades europeas rumbo a Miami (Estados Unidos).

Tras estos operativos, el Greg Mortimer regresó a la denominada ‘zona de servicios’, a unos 20 kilómetros del puerto de Montevideo, para continuar con la cuarentena de toda su tripulación, antes de continuar su rumbo hacia las Islas Canarias.

Uruguay decretó la emergencia sanitaria el 13 de marzo al hacerse públicos los primeros positivos del COVID-19 en el país y, si bien no existe cuarentena obligatoria, las autoridades exhortan a la población a no viajar ni salir de casa, se suspendieron las clases presenciales y se prohibieron los eventos masivos.

Los más recientes datos en Uruguay, difundidos este viernes, registran 508 casos positivos y 205 con la infección aún en curso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí