Santo Domingo.- La Junta Centra Electoral (JCE) anunció este miércoles la reestructuración de su departamento de informática tras el informe dado a conocer ayer por la Organización de Estados Americanos (OEA) que atribuyó a errores técnicos la suspensión de las elecciones municipales del 16 de febrero.

El presidente de la JCE, Julio César Castaños Guzmán, dijo en rueda de prensa que el órgano electoral “debe tomar muy en cuenta las recomendaciones que tiene ese informe” y “lógicamente, las consecuencias deben venir por la reestructuración del Departamento de Informática” de la institución.

Para ello, anunció una reunión hoy mismo del pleno de la JCE para tratar este asunto.

El funcionario señaló que si bien la tecnología “es un gran aliado siempre podría fallar, porque la tecnología es operada por humanos y los humanos se pueden equivocar”.

Sobre el informe dado a conocer ayer, dijo que es “una verdad amarga” pero “absolutamente profesional” y destacó que el documento indica que en los comicios, que finalmente se celebraron el marzo, “no hubo sabotaje, que no hay evidencias de fraude, que no hay evidencias de ataque externo”.

“Lo que dice la OEA es puntal y especifico” y “cuando un acontecimiento de esa naturaleza sacude una institución todos nos tenemos que revisar”, subrayó.

A la vez, lamentó que se hayan estropeado “tanto esfuerzo y recursos” pero aseguró que la democracia saldrá “fortalecida”.

La JCE “hará acopio de lo acontecido para sacar sus propias conclusiones”, indicó, y señaló que “bajo ningún concepto” se utilizará el fracasado voto automatizado” en los comicios presidenciales y legislativos que se celebrarán el 5 de julio, aplazados hasta esa fecha por la crisis sanitaria a causa del coronovirus.

Precisamente, sobre los próximos comicios, confió en que las medidas de higiene y distanciamiento social puestas en ejecución por la pandemia propicien su desarrollo seguro.

La auditoría realizada por la OEA descartó que se cometiera un fraude en las elecciones municipales del pasado 16 de febrero, que fueron suspendidas en plena votación por fallos de orden técnico.

“El equipo auditor no encontró evidencia de ataques externos, sabotaje o intento de fraude”, señala el informe final de la auditoría, que fue divulgado ayer por la JCE.

El informe identificó 21 fallos de índole técnica, organizativa, de preparación y de control de los equipos del voto automatizado que se usaban por vez primera en el país, así como de desarrollo de estrategias para solucionar posibles errores.

El principal problema que ocurrió en el día de las elecciones fue que las máquinas de votación no mostraban en la pantalla a todos los candidatos, lo que la OEA atribuyó a fallos técnicos.

Estos problemas no fueron detectados debido a que no se realizó una prueba “adecuada” del software ni un control de calidad previo, apunta el informe.

También se produjeron sucesivos problemas en las redes de comunicación, lo que el informe atribuye a que no se hicieron controles previos ni se solicitó soporte al proveedor de servicios de redes.EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí