Madrid,- España cumple este martes un mes bajo el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, con la mayor parte de la población confinada en sus viviendas, en medio de un gran coste humano y con un impacto económico que puede ser colosal.

Con un total de 18.056 muertes y 172.541 casos a día de hoy, España es uno de los países más afectados por la COVID-19 en todo el mundo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que la pandemia causará que el producto interno bruto (PIB) español se hunda un 8 % este año y el desempleo se dispare al 20,8 por ciento.

El estado de alarma fue aprobado el 14 de marzo pasado por el Gobierno, después prorrogado hasta el 26 de abril y podría ser extendido hasta el 11 de mayo, según avanzó el Ejecutivo.

En el coste humano, el país está conteniendo los contagios y hoy se situaron con un aumento del 1,7 por ciento diario, el menor porcentaje desde el inicio de la pandemia. Las muertes que ocurren cada jornada se están conteniendo a un poco más de la mitad que hace dos semanas.

“Con estos datos de hoy y los que hemos venido viendo estos días, podemos confirmar que estamos doblando la curva”, afirmó el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien reconoció el “esfuerzo enorme” que hacen los españoles, que cumplen “ejemplarmente” unas medidas “drásticas, duras y difíciles”, pero que están dando resultados.

GRAN COSTE HUMANO, TAMBIÉN PARA LOS SANITARIOS

La pandemia también está cobrándose un alto precio entre los trabajadores sanitarios, con aproximadamente unos cuarenta profesionales de la salud muertos por el virus.

Hasta 26.672 profesionales sanitarios se contagiaron en España por el coronavirus desde el inicio de la pandemia, lo que supone el 15,4 por ciento del total de casos confirmados, aunque con menos gravedad general que en el resto de la población, según el Ministerio de Sanidad.

El mes de confinamiento también se hace muy duro para las familias con niños, sobre todo mientras otros países europeos permiten a los pequeños salir brevemente junto a sus padres. El Gobierno estudia flexibilizar esta situación si el confinamiento se extiende más allá del 26 de abril.

Dejar salir a los niños para dar paseos diarios es una medida que “podría llegar a ser beneficiosa” si se toma “correctamente”, consideró hoy el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, responsable del Ministerio de Sanidad para la información sobre la pandemia.

ECONOMÍA, PAISAJE DESOLADOR

Además del enorme coste humano, el frente económico es también desolador.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticinó hoy que el producto interno bruto (PIB) español caerá un 8 % y la tasa de desempleo aumentará seis puntos, hasta el 20,8 %, durante este año debido a la “crisis sin precedentes” provocada por la pandemia del coronavirus.

El pasado marzo fue el peor mes para el empleo en la historia de España, con casi 900.000 puestos de trabajo perdidos.

A ello se suman unos 3,5 millones de trabajadores de empresas acogidas a expedientes de regulación temporal del empleo (ERTE), lo que permite a su personal recibir el subsidio de desempleo de forma temporal a la espera del final del confinamiento.

Sin embargo, la vuelta a la actividad no supondrá que todos ellos retornen al trabajo y los sindicatos temen que muchas empresas despidan a parte de sus empleados, por ejemplo en el sector del turismo, ya que no pueden llegar visitantes extranjeros.

España era antes de la pandemia el segundo país del mundo en número de turistas extranjeros (83,7 millones el año pasado), un sector que antes de esta crisis suponía el 12,3 % del producto interno bruto (PIB) y 2,7 millones de empleos.

El turismo da por perdido el 80 % de su negocio anual para 2020, con pérdidas de hasta 54.000 millones de euros, según dijeron hoy a Efe varias fuentes del sector.

La ministra portavoz y titular de Hacienda, la socialista María Jesús Montero, reconoció hoy la “incertidumbre de la situación” para muchos españoles, ya que “la crisis del coronavirus lo ha cambiado todo”, pero señaló de forma esperanzadora que el FMI prevé que la economía mundial comience ya en 2021 la recuperación, con un crecimiento previsto para España del 4,3 %.

Ante este panorama, el Gobierno ha puesto en marcha varias medidas para ayudar a que las empresas, sobre todo pequeñas y medianas, aguanten el choque y puedan sobrevivir. Hoy se aprobó retrasar un mes los pagos tributarios de 3,4 millones de trabajadores autónomos y negocios pequeños.

De momento, y aunque este pasado lunes volvieron a la actividad la construcción y parte de la industria, seguirán parados o con servicios mínimos sectores como la hostelería, el transporte, el comercio no básico y las actividades culturales y deportivas, que suponen alrededor del 20 % del PIB español.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí