La Paz,- La región amazónica del Beni se ha convertido en el único departamento de Bolivia que por ahora está libre del coronavirus, a más de un mes de presentarse el primer caso en el país.

El departamento del Beni, uno de los más extensos de Bolivia, fronterizo con Brasil, ha logrado contener la propagación del virus y hasta ahora no reporta ningún caso positivo, desde que el pasado 10 de marzo se dio el primero en el país.

UN TRABAJO CONJUNTO

El gobernador de Beni, Fanor Amapo, contó a Efe que desde el momento en el que se confirmó el primer caso en Bolivia las autoridades de ese departamento “no perdieron ni un segundo” para trabajar de manera conjunta para evitar el contagio en esta región.

Con más de 400.000 habitantes en unos 213.500 kilómetros cuadrados, Beni es una de las regiones más extensas y a la vez menos pobladas de Bolivia, con menos de dos habitantes por kilómetro cuadrado.

“Nosotros inmediatamente actuamos para tener nuestro centro de aislamiento, para poder atender a los pacientes con casos sospechosos, también organizamos en las provincias centros de aislamientos”, relató el gobernador.

Amapo atribuyó el éxito en la contención, a pesar de las deficiencias en el sistema de salud en el país, al trabajo en conjunto y al generar conciencia en la población, para que se quede en casa y cumpla con normas como el uso del alcohol en gel o lavarse las manos.

TRABAJO CON LOS PUEBLOS INDÍGENAS

De la misma forma hubo un trabajo arduo con 18 pueblos indígenas de la región, para que apliquen estas normas y nombren a su guardia sindical para que verifique el cumplimiento de la cuarentena.

“Las comunidades indígenas han organizado sus guardias sindicales y nosotros les dimos las condiciones como barbijos, botas”, manifestó.

El gobernador sostuvo que en un principio fue difícil que se acaten estas normas, porque iban en contra de su forma de vida, pero primó el respeto a la cuarentena.

LOS CENTROS CENTINELA

Por su parte, el director del Servicio Departamental de Salud de Beni, Carlos Reyes, explicó a Efe que uno de los puntos cruciales para la contención fue instalar “centros centinela”, el mayor en Trinidad, la capital departamental, y cada municipio cuenta con uno para que los sospechosos no vayan a los hospitales y sean revisados en esas instalaciones.

Otro punto importante es la “vigilancia epidemiológica”, que es muy rigurosa y que se hizo a unas 250 personas que ingresaron a ese departamento antes de que se dicte la cuarentena, para ver su evolución y si presentaban síntomas de coronavirus, destacó Reyes.

Además se realiza un control estricto en las fronteras interdepartamentales, como también en la de Brasil, para que “nadie entre” al departamento.

En las fronteras hacen una estricta desinfección de los vehículos que transportan alimentos y otros insumos, sobre todo con el departamento de Santa Cruz, que tiene la mayor cantidad de casos en Bolivia.

Reyes manifestó que implementaron el “relevo del chófer” de los camiones que transportan alimentos, para que en la frontera se cambie de conductor y así evitar el ingreso de personas de otros departamentos.

NO BAJAR LA GUARDIA

“Hay que seguir trabajando pese a las dificultades y no hay que bajar la guardia, hay que seguir trabajando en coordinación, es la única manera de seguir adelante”, sugirió el gobernador.

El departamento descartó 36 posibles casos y ahora tomaron pruebas a cuatro personas, que están a la espera de los resultados.

En Bolivia 28 personas fallecieron y hay 354 casos confirmados de coronavirus, según el último reporte del Ministerio de Salud.

El Gobierno interino asumió medidas como la cuarentena hasta el 15 de abril, el cierre de fronteras y la prohibición de viajes para contener el contagio en el país, que reporta 28 fallecidos y 354 casos confirmados de COVID-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí